PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Historias

Arzobispos e imanes: los sermones más brutales contra las mujeres

H

 

LOL

Alba Muñoz

02 Enero 2015 18:43

Autorretrato de Kristyn Nucci.

Las religiones con más followers siguen estando dominadas por los hombres, por eso tiene lógica que sus pastores no sean, digamos, especialistas en el target femenino.

A pesar de que muchos creyentes y religiosos se esfuerzan por separar la fe del sistema patriarcal y la cultura machista, en 2014 también hemos encontrado representantes de la iglesia católica y del islam con capacidad para dejarnos con la boca abierta: sus proclamas contra la libertad y los derechos de las mujeres son tan explosivas que la metralla viaja desde el pedestal a las redes sociales.

Estamos ante ejemplares de raza, auténticos radicales iluminados que tratan de reordenar el mundo a través de sermones, frases, titulares. Es como si estos religiosos tuvieran un monaguillo coach que les masajeara los hombros antes de hablar ante los fieles: “Hay que llamar la atención. Usted lo dice, pero muchos lo piensan”.

Ayer, la iraní Shima Sharabi expuso en un artículo para The Daily Beast los argumentos que utilizan los oficiales y clérigos de su país para asustar a mujeres y niñas. Avanzamos que contiene una mezcla de zoofilia e incesto con cameos de Michael Jackson.

En los noventa, cuando era una adolescente, la profesora de Sharabi vio que llevaba una cinta de Michael Jackson y le preguntó: "¿Conoces a este cantante? ¿Alguien sabe si es hombre o mujer? ". Antes de que Sharabi pudiera decir nada, añadió en voz baja: "Sólo quiere satisfacer sus impulsos sexuales. ¿Sabías que tiene relaciones con los animales?".

Ahora que ya es una mujer adulta, Sharabi denuncia que clérigos de Irán utilizan los mismos argumentos sobre zoofilia e incestos para ahuyentar a las ciudadanas de las costumbres occidentales: "Todo esto está destinado a alentar a las estudiantes en el uso del hiyab islámico o velo, infundiendo temor sobre qué pasaría en una sociedad en la que las mujeres no son suficientemente castas".

Uno de los ejemplos actuales es el clérigo Mehdi Bayati, que dirige el Centro Estratégico de Castidad y Modestia. Según la periodista, Bayati utiliza los mismos argumentos que su profesora de secundaria: "Dijo a la agencia de noticias Resa que el crecimiento del feminismo en Occidente y el hecho de que el 60% de las mujeres occidentales prefieren dormir con los perros en lugar de hombres es el resultado de la ausencia de hiyab y la disminución de la libido de los hombres, consecuencia de la misma".

Mohammad-Mehdi Mandegary, miembro del ultra-conservador Frente de Resistencia y el jefe de una organización llamada Fundación para la Promoción del Camino de los Mártires, declaró que las mujeres occidentales son tan promiscuas que no es posible encontrar otra especie que se comporte de forma similar en la naturaleza: "En Occidente, cuando una mujer tiene relaciones con varios hombres, se enorgullece de ello. Los animales son diferentes y una hembra no mantiene relaciones con varios hombres al mismo tiempo".

Mandegary incluso recomienda no tener relaciones sexuales después de ver televisión por satélite, pues el embrión podría "contaminarse de carnalidad".

Barbaridades con sotana

Puede que las proclamas de estos clérigos y religiosos chiíes nos parezcan insultantes y ridículas. Pero en España los dos últimos años hemos visto las embestidas de algunos servidores de Dios contra el feminismo y las libertades de las mujeres.

Sin ir más lejos, el obispo de Córdoba dijo en enero de 2013 que la ideología de género destroza la familia: "Se supone que aunque la ecografía diga claramente que es niña, lo que vale es lo que el sujeto decida, de manera que si quiere ser varón, puede serlo, aunque haya nacido mujer, y viceversa. Esta ideología de género no respeta para nada la propia naturaleza en la que Dios ha inscrito sus huellas: soy varón, soy mujer, por naturaleza. Lo acepto y lo vivo gozosamente y con gratitud al Creador".

Aunque si hay un Quijote contra las mujeres en España ese es el Arzobispo de Granada, Javier Martínez. Durante la presentación de la biblia machista Cásate y sé Sumisa, editado por la propia institución religiosa, se defendió de quienes le acusan de fomentar la violencia machista: "Quienes facilitan la violencia de género son el aborto y todas las medidas que debiliten o eliminen el matrimonio". En 2010, durante una homilía, dijo que defender el aborto justificaba la violación.

Si bien se ha anunciado la destitución de Javier Martínez este mes, queda claro que a día de hoy el machismo y la violencia contra la mujer siguen siendo defendidos por parte de representantes de dos religiones que compiten por ser las más justas.

La opresión y sumisión femenina ha formado parte de la cultura y el modelo social que se ha defendido desde el islam y el cristianismo. Lo que es seguro es que esta fórmula funcionaba mejor cuando el miedo, la pobreza femenina, la dependencia económica y la incultura eran una realidad abrumadora y sin perspectivas de cambio. ¿Será feminista algún día la religión? Puede que tengamos que esperar a la normalización del sacerdocio femenino para conocer la respuesta.

Talibanes con sotana. Inquisidores con barba.





share