Giras

Violet Sedan Chair

Descubre a una banda... que no existe

¿Quieres generar expectación y viralidad en torno a tu banda? Prueba a inventarte una leyenda, inventa incluso esa banda, y busca los canales -los medios, las personas- que consideres adecuados para empezar a permear el imaginario colectivo con esas andanzas ficticias. El resto es cuestión de paciencia, de saber esperar, y llamar al recuerdo de aquella leyenda inventada en el momento preciso. Si tocas las teclas correctas, la expectación crecerá hasta hacer que tu disco se convierta en una bien muy preciado por caza-fetiches de todo tipo. Jeffrey Jacob Abrams, personaje al que conocerás como co-creador de “Lost”, lo sabe bien.

En la primavera del 2009, Abrams fue invitado a ejercer de editor de honor de un número especial de la resista Wired. Entre los contenidos de ese número se contó un artículo, firmado por un tal Brian Raftery, que hacía recuento de álbumes clásicos que escondían sorpresas o supuestos mensajes ocultos bien entre sus surcos, bien entre su artwork. Entre discos de sobra conocidos como el “Their Satanic Majesties Request” de The Rolling Stones, “Kid A” de Radiohead, “Pac's Life” de Tupac Shakur o el “Led Zeppelin III”, aquel artículo mencionaba un álbum del que nadie parecía haber oído hablar con anterioridad: de acuerdo al tal Raftery, existían rumores que aseguraban que la penúltima canción del álbum “Seven Suns” de Violet Sedan Chair, de 1971, era capaz de producir alucinaciones en el oyente si era reproducida de forma simultánea en varios equipos tocadiscos. Aquella mención, a todas luces una invención caprichosa, se hubiera quedado en el terreno de la gamberrada si no fuera porque ahora, dos años después, aquella boutade ingeniosa parece haberse convertido en realidad.

Muchos son los que sospechan ahora de que tras el nombre de Brian Raftery se escondía en realidad JJ Abrams, bien de forma directa (él habría escrito ese artículo firmando con otro nombre), o indirecta (otro, el Brian Raftery real, habría incluido esa mención a Violet Sedan Chair por petición expresa de Abrams). La cosa es que dos años después de aquel artículo de nula trascendencia, el “Seven Suns” de Violet Sedan Chair ha vuelto a asomar la cara en el último capítulo de Fringe, serie de ficción ideada por, entre otros, Abrams. En ese episodio hace acto de presencia el supuesto teclista de Violet Sedan Chair (interpretado por Christopher Lloyd), mientras el protagonista de la serie, Walter Bishop, no para de glosar las bondades de la banda. ¿Abrams recuperando el hilo de su ocurrencia de hace dos años? Parece que sí, pero eso no es todo. A los pocos días de emitirse ese capítulo, varios fans de la serie reconocían haber encontrado copias de “Seven Suns” en tiendas de discos de segunda mano. Nadie tiene constancia de que Violet Sedan Chair haya existido nunca, pero ahí está su disco. Todo se trata de un argucia de marketing diseñada por Abrams y sus compañeros en Fringe para llamar la atención hacia la serie. Huelga decir que su criatura ha ganado audiencia a raíz de este misterio. Y además, las copias físicas que han aparecido de ese supuesto álbum de Violet Sedan Chair ya empiezan a cotizar a en el mercado del coleccionismo discográfico. Curiosa jugada.

Violet Sedan Chair - Seven Suns LP by LetItPlayOut

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar