Giras

The decline of electronic Music

Asoma el desencanto

The decline of electronic Music Asoma el desencantoEl ambiente en el patio de la escena electrónica anda revuelto. A la constante caída en las cifras de ventas de formatos físicos parece haber venido a sumarse en las últimas semanas un creciente hastío de orden estético (y casi espiritual) que empieza a copar el debate en los más reputados rincones de la blogosfera.

En agosto del pasado año, algunas de las más potentes distribuidoras discográficas alemanas en el ámbito de las músicas de baile, decidieron dejar a un lado sus diferencias y sentarse a dialogar en torno a una misma mesa. El objetivo: llegar a un acuerdo que facilitara el fortalecimiento de un medio, el de la distribución de discos de vinilo, que se veía amenazado por la creciente competencia del formato MP3 como herramienta de trabajo en los clubs. En aquella reunión se alcanzó un principio de acuerdo para que las descargas comerciales de los nuevos lanzamientos que estas plataformas distribuyen no puedan estar disponibles en las tiendas digitales hasta al menos dos semanas después de que los vinilos estén publicados. Aquella alianza pro-vinilo no era sino el primero de un conjunto de síntomas que denotan el agotamiento y el desencanto que empieza a respirarse en la escena electrónica en general, y en el mundo del techno en particular, un género que arrastrado por la fiebre minimal ha acabado viéndose aquejado del mal de la homogeneización y la constante repetición de esquemas. Cada vez son menos los productores que asumen riesgos; cada vez es más díficil toparse con una sesión especial en un club porque todos los DJs acaban siempre pinchando los mismos temas; cada vez más la tecnología parece ocuparse (uniformando los resultados) de parcelas que antes dependían sólo de la creatividad del músico; todo parece tender hacia la calcificación, la monotonía y el aburrimiento.

Como el tema es demasiado complejo como para intentar acotar sus extremos en el muy limitado espacio que disponemos para esta noticia, preferimos emplazaros a la lectura de la columna (y al rastreo de los hilos que su texto menciona) que Philip Sherburne, una de las plumas más lúcidas en lo que al seguimiento y análisis de las músicas electrónicas contemporáneas se refiere, publicaba hace un par de semanas en Pitchfork. El debate está servido.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

También te gustará

Menotti

Sports

Menotti, un mito argentino para quien Messi no es el mejor del mundo

"Cuando se habla de fútbol, no solo es Messi o Guardiola. También los pibes que ganan dos mil pesos al mes"

leer más
It's all good

Books

Yonquis, mafiosos y corruptos: 10 imágenes del Nueva York más marginal

Sus fotografías, crudas e inquietantes, provienen de un verdadero conocimiento del submundo neoyorquino

leer más
oi

Noticias

Este vídeo viral está convenciendo a la gente de que taladre su iPhone 7

Lo mejor son los comentarios.

leer más
poemas

Books

7 poemas tiernos para leer en menos de un minuto

Son muy breves. Muy íntimos. Muy tiernos. Y se leen muy rápido.

leer más
Tyson Fury

Sports

Tyson Fury, el campeón de los pesos pesados que no tumba a la depresión

Su tío también fue entrenador de Mike Tyson

leer más
Inteligencia Artificial

Futuro

La letra de esta canción escrita por Inteligencia Artificial es un poco inquietante

Ciertas interpretaciones sugieren que la Inteligencia Artificial nos está avisando sobre su futura dominancia. Pero, ¿realmente es así?

leer más
Roxane Gay

Books

¿Por qué no hay superheroínas negras y feministas?

"A menudo hablamos de la representación racial como si quisiéramos obligar a un niño a comerse las verduras que no le gustan”

leer más
Snapchat

Futuro

Snapchat cambia de nombre y lanza unas gafas para grabar en primera persona

“Pude ver mi propia memoria a través de los ojos. Es algo increíble”.

leer más

cerrar
cerrar