Giras

Salem

Desconfort

Salem DesconfortSegún estén de bien o de mal los humores diarios de uno, la música de Salem puede parecer o no capaz de provocar epidemias, y no hablamos de contagio-boca-oreja hasta acabar creando algo parecido a un (anti) hype, o no sólo, sino de auténticas enfermedades, afecciones reales, indisposiciones como las que causan los alimentos en mal estado o algunos lugares mal ventilados. El suyo es un universo musical sombrío, inquietante y desorientador que la gente de Turntable Lab definió con suficiente acierto hace meses como “Cocteau Twins on a dirty south kick”; a saber, bajos sintéticos fríos y ululantes, voces deformadas rapeando como si llegaran desde una realidad paralela sólo accesible bajo llave de ketamina, o exhalando con cadencia alucinada melodías enterradas entre texturas rugosas que podrían recordar tanto a Dälek en slow motion como a los My Bloody Valentine más densos y sombreados; eso, flotando sobre una niebla líquida de ritmos de hip-hop electrónico de baratija sedados por efecto del Rohypnol.Cuesta seguirle la pista a John, Heather y Jack (nunca aparece retratado junto a sus otros compañeros, lo que suele llevar a pensar en ellos como dúo), las tres mentes que se esconden detrás de Salem. Sabemos que tras poner en circulación un par de CD-Rs - “Owleyes” y “Fuckt”- a través de Disaro, la primavera pasada Salem se estrenaban en plástico con “Yes I Smoke Crack”, cuatro inclasificables canciones encerradas en un 7” de color blanco editado sin créditos a través de Acephale (lleva tiempo agotado) que tendrá sucesión a partir del próximo lunes, fecha en la que Merock empezará a servir copias de “Water”, nuevo EP de este misterioso trío de Michigan que aparece empeñado en obligarnos a recurrir a nuevas etiquetas (ya se habla de doom-crunk) para tratar de acotar lo suyo. “Haffa” (tema inédito del trío que podría formar o no parte de su próximo EP) no nos parece ni de lejos una de las mejores cartas de Salem, pero nos sirve de excusa para invitarte a dar un garbeo por su MySpace para escuchar temas tan extraños y adictivos como “Trapdoor” o “Water”. Un último consejo de amigo: si las alusiones a la demencia, a la muerte, al suicidio o la imaginería religioso-satánica no son lo tuyo, mejor no bajes a ver qué tipo de comentarios les dejan a estos dos sus “amigos”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar