Giras

Rapidshare en peligro

Exhortación judicial

Rapidshare en peligro Exhortación judicialSe veía venir... Rapidshare: Easy File Hosting. Tan fácil es de usar, que en los últimos dos años -daba sus primeros pasitos en 2006- se ha convertido en uno de los destinos favoritos de quienes quieren colgar música en la red, ya lo hagan con permiso o sin permiso de los propietarios legítimos de las obras que cuelgan. Ante la colosal proliferación de los blogs musicales de descarga directa (ya sabes, todos esos blogs de estructura 'título-portada- tracklisting-link para la descarga' desde los que te puedes bajar discos más o menos oscuros, más o menos novedosos, muchas veces incluso antes de que hayan salido oficialmente al mercado), y el uso extensivo que esos blogs hacen de servicios de alojamiento y transferencia de archivos como Rapidshare y similares, la temible GEMA (la principal sociedad de gestión de derechos musicales alemana, el equivalente a nuestra SGAE, para entendernos) se ha decidido finalmente a demandar a Rapidshare, empresa que tiene su domicilio social en la localidad suiza de Cham, por considerar que con el servicio que prestan están favoreciendo la infracción continuada de los derechos de copyright de los autores a los que defienden.

En el juzgado de Hamburgo en el que durante este pasado verano se ha dirimido el caso parecen estar del todo de acuerdo con la GEMA, y aunque los responsable de Rapidshare han jurado y perjurado que su filtro y su “equipo antipiratería” -seis personas dedicadas a esa labor a tiempo completo- hacen todo lo que está en sus manos para localizar y eliminar de sus servidores cualquier tipo de material protegido, el juez que se ha ocupado de resolver la demanda les acaba de exhortar a ser más vigilantes, estableciendo la obligación para la empresa de, no sólo seguir rastreando sus servidores en busca de material protegido por algún tipo de copyright, sino de ejercer un más celoso control -proactivo, manual y con carácter previo a que el contenido sea accesible para el público- sobre todo el material que suban a su sitio web aquellos usuarios que en el pasado se hayan aprovechado de Rapidshare para la distribución no autorizada de materiales protegidos.

Rapidshare, buscando la comprensión de los letrados, ha asegurado que los costes que supondría el tener que ejercer un control individual de cada archivo que se suba a su sistema podrían llevar a la empresa a la ruina. El juez ha respondido diciendo que “un modelo de negocio que no adopte fórmulas comunes de prevención no puede reclamar protección por parte de la ley”. Más claro, agua.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar