Giras

A Place To Bury Strangers

Explota, explótame, explo...

A place to bury strangers

Si alguno se pregunta de dónde sacan A Place To Bury Strangers esas bolas de ruido turbio y oscuro que son sus temas, que mire aquí. Oliver Ackerman, guitarrista y alma de la banda, dedica buena parte del tiempo que no se pasa de gira a fabricar y a vender pedales de efectos. Death By Audio se llama su marca, y Wilco, Nine Inch Nails o los bestias de Lightning Bolt se cuentan entre sus clientes.

Fue en parte gracias a esos pedales que A Place To Bury Strangers se ganaron hace ya un par de años el título oficioso de “banda más ruidosa de la Gran Manzana” en la estela de su debut homónimo, un disco en el que el trío de Brooklyn consiguió despertar nuestra atención a base de guitarras sobrecargadas y mareas de ruido turbio que llamaban a la memoria de los excesos sónicos de The Jesus And Mary Chain, My Bloody Valentine o los primeros Slowdive a la vez que recuperaban la clave oscura y fría del sonido Factory -¿alguien se acuerda de Minny Pops?- o del más abrasivo post-punk de los primeros años 80.

A punto de cumplirse dos años desde la edición de A Place To Bury Strangers (Pimp/Important, 07/Rocket girl, 08), el sello Mute anuncia la publicación del segundo álbum de los neoyorquinos para el próximo 6 de octubre. El disco se llamará Exploding Head y pasa por ser el resultado de una banda lanzada tras el objetivo de crear “the craziest, most fucked-up recording ever”. ¿Dónde será que hemos oído eso antes?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar