Giras

Patrick Wolf

Extrañas compañías

Patrick WolfEn la primavera del año pasado amenazó con dejarlo, con alejarse, si no de la música, al menos sí de los escenarios, aunque el berrinche, para suerte de todos, le acabó durando poco más de dos días. Fue interesante -y descorazonador- leer aquellas desconsoladas palabras de un Patrick Wolf desencantado y exhausto, crónica en primera persona de cómo la vorágine promocional y las rutinas que a menudo impone la industria musical pueden llegar a acabar con la inspiración y la motivación de cualquier músico con talento. “Recuperándome lentamente, y volviendo a un ritmo de vida privada más normalizado. Intentando recordar cómo vivir fuera de los hoteles y de tener que pasar por seis aueropuertos diferentes cada semana es mucho más confuso y engañoso de lo que creía, pero la vida me está enseñando maravillas, y poco a poco la vitalidad, la inspiración y la productividad van regresando a mis días y a mis noches”. Las aguas acabaron encontrando de nuevo su cauce, y el chico licántropo volvió a trabajar en la cocción de sus nuevas canciones. Primero llegó su participación en la banda sonora de The Edge of Love, biopic cinematográfico en honor del gran poeta galés Dylan Thomas, para a finales de verano, en septiembre, empezar a dejar gotear datos sobre un nuevo trabajo que ya aquellos días se prometía casi rematado. Dijo entonces Wolf que su nuevo disco sería doble, “como los de Smashing Pumpkins o Kate Bush, y que cada uno desprendería un humor bien distinto: uno de los discos vendría bien cargado de “desencanto y desesperación”, estando el otro dedicado a “su viejo y eterno amor, Guillermo El Conquistador ”, dos caras de un mismo trabajo al que el joven prodigio londinense se refería como el esfuerzo más íntimo y personal que había realizado nunca. Patrick acaba de adelantar nuevos detalles sobre su futuro disco, y hay sorpresas. El reverso oscuro de su nuevo trabajo, la mitad vestida con las ropas grises del desencanto, vendrá firmada a medias con el siempre airado Alec Empire, sí, el Atari Teenage Riot y Digital Hardcore Recordings, regresado hace dos años a su buena cuna berlinesa y de nuevo activo y dinámico a través de su nueva plataforma Eat Your Heart Out. Esa mitad se llamará “Battle” y surge de un momento duro, de pura depresión, en la vida de nuestro niño-lobo. “Me veía obligado a tocar canciones que hablaban de mi relación pasada, y a la vez tuve que pasar por tres cambios de management casi consecutivos. Me estaba rompiendo, me estaba volviendo loco”. Nada de lloros; los problemas exigen reacción, y en este caso también aliados, la formación de una extraña pareja que ha de alumbrar un arte extraño. “Me revelé contra mi depresión y empecé a atacar a las políticas y a la gente que me rodea. Es un disco de noise punk agresivo”. ¿Se esperaban algo así? El contrapunto luminoso del álbum, aún sin título, está inspirado por el más redentor de los sentimientos humanos. “He encontrado a mi amor verdadero, alguien que prácticamente me ha salvado la vida”. Las previsiones hablan del disco en la calle a la altura de febrero del año próximo. Seguro que la espera merecerá la pena.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar