Giras

Oval

Te dice Oh!

OvalCuando está a punto de cumplirse una década desde la publicación del algo decepcionante Ovalcommers (Thrill Jockey, 2001), desde el cuartel general de Thrill Jockey se anuncia la vuelta a la vida -su regreso al plano editorial- de Oval, vehículo para la exploración del entorno digital regido por las ideas y los impulsos del alemán Markus Popp (Oval comenzaron siendo trío, pero hace 15 años que Sebastian Oschatz y Frank Metzger se desvincularon del proyecto). Como preámbulo a un nuevo álbum (doble) que debería ver la luz a finales de año, a la altura del 15 de junio llegará a las tiendas Oh, un EP de 15 cortes que se anuncia distinto a la obra previa de Oval, que durante la primera mitad de la década de los noventa forjó su leyenda desde el frente del deconstructivismo electrónico más radical, convirtiéndose en nombre de referencia para toda una nueva generación de músicos y audioartistas que comenzaban a descubrir las posibilidades del glitch y el errorismo digital como materia de producción musical.

Tratándose de un proyecto surgido como meta-comentario al propio medio digital, a priori más interesado en la demostración teórica (en la ejecución de conceptos desde un punto de vista eminentemente experimental) que en la generación de placer aural, sorprende encontrarse con una nota de prensa – la de “Oh”- que se refiere a Popp como “músico consumado”, presentando su nuevo trabajo como un punto de encuentro entre su conocida sensibilidad abstracta y una desconocida e inesperada tendencia hacia la “musicalidad”. Popp ha decidido cambiar su método de trabajo, sustituir tecnologías sofisticadas y softwares únicos (programados por él mismo) por aplicaciones baratas y de uso común para crear unas canciones que por primera vez encuentran su fundamento en conceptos musicales como “armonía”, “melodía” o “escala”. Crece nuestra intriga.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar