Giras

Miss Kittin & The Hacker

Ocho años después...

Miss Kittin & The HackerA finales de los noventa, ambos nombres empezaron a circular de la mano, y de boca en boca, gracias a un puñado de singles - “Frank Sinatra” a la cabeza- en los que la pareja rescataba con desinhibición nuevaolera cajas de ritmos con sabor a viejo electro y al más procaz y decadente synthpop ochentero. First Album (Gigolo, 01) les convirtió -mucho más a ella- en figuras de culto de la parroquia electroclash para mayor gloria de Hell y sus cuentas bancarias, casi a la vez que Caroline Hervé y Michel Amato, hartos quizás de verse fagocitados por la maquinaria generadora de tendencias, decidían volver a tomar caminos separados. En el verano de 2007 ya nos entregaron un discreto EP - “Hometown”- que llegaba a nuestros buzones como una postal nostálgica de los días de vino y rosas del postureo electroclash, pero es ahora, ocho años después de enamorar a los adictos a las formas del electro más pop y el euro-disco de tacón alto con hitazos del calibre de “1982” o “Stock Exchange”, cuando la gatita Miss Kittin y el maquinista The Hacker anuncian que su unión de hecho pronto dará de sí un nuevo capítulo en formato largo. El segundo álbum de la pareja se llamará simplemente “Two” y la propia Miss Kittin se ocupará de ponerlo en circulación a finales de abril a través de su sello Nobody's Bizzness. ¿Nuevo ejercicio nostálgico? Ellos dicen que no, y se esfuerzan en contarnos que el disco refleja una “perfectamente accesible, más elegante, más madura y más distintiva -aunque aún pop- cara” del dúo. De momento, entre los doce cortes del álbum habrá una versión del “Suspicious Minds” de Elvis, algo que de entrada sorprende. Pronto podrás empezar a disfrutar de “PPPO”, single de adelanto que se completará con una remezcla a la Sleeparchive firmada por Function. People. Pleasure. Power. Objects... ¿Conseguirán hacernos bailar de nuevo?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar