Giras

Minotaur Shock

A cada canción su precio

Minotaur Shock A cada canción su precio “Chiff-Chaffs & Willow Warbler” (Melodic, 01) y “Rinse” (Melodic, 03), dos sugerentes aunque algo tímidos y deslavazados primeros trabajos de electrónica de dormitorio teñida de folk preciosista y sentimiento orgánico le abrieron a Minotaur Shock las puertas de una de las más nobles y preciadas casas de discos de Londres. Y de la mano de esa misma casa, tres años después de editar el brillante Maritine (4AD, 05), el taciturno David Edwards acaba de ver editado su original (no tanto por lo que ofrece como por la manera en que lo ofrece) nuevo trabajo. Como el propio Edwards bien explica en su sitio web, el tercer álbum de Minotaur Shock no es un álbum en sentido físico, sino sólo su contenido. 4AD ha decidido editar Amateur Dramatics sólo en formato digital, y Edwards, en principio desilusionado y molesto por la determinación de su sello, ha acabado optando por aprovechar las más amplias posibilidades de la venta digital para jugar a inventarse un nuevo concepto que en cierta manera funciona como reverso teórico de la distribución de música a cambio de “la voluntad” que en tiempos recientes han puesto en práctica con éxito dispar artistas como Radiohead o Girl Talk. Reflexionando sobre la naturaleza del álbum como formato discográfico estándar, y sobre los condicionantes que están alterando la manera en que tradicionalmente la gente venía disfrutando de ese formato, Edwards ha llegado a la conclusión siguiente: lo justo sería pagar por una canción el precio que el artista que la ha creado pida por ella, y el precio justo de cada canción de un álbum debería estar en función de variables como la mayor o menos dificultad técnica de la interpretación de la pieza, su complejidad musical, la necesidad de recurrir o no a la colaboración de músicos externos, las posibles complicaciones técnicas o averías que puedan haberse producido durante la composición o grabación del tema... Aplicando esos criterios a su propia música, Edwards ha valorado sus nuevas canciones, fijando precios para la descarga individual de cada una de ellas que oscilan entre los 33 y los 75 peniques, cantidades que elevan el precio de venta de “Amateur Dramatics” hasta las 6,41 libras. Si quieres ser testigo del detallado proceso de valoración seguido por David Edwards, no tienes más que irte a la web de Minotaur Shock y pinchar sobre el título de cada canción. El disco está disponible desde ayer a través de iTunes, Boomkat y el site de Minotaur Shock. Curioso concepto, pero... ¿y de la música no se habla?

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar