Giras

Lil B

Gay o feliz (o ambas cosas)

Lil B “I’m Gay”

Tenemos alboroto en el corral del rap después de que la e-celebrity Lil B anunciara en su actuación en Coachella el nombre de su próximo álbum: “I’m Gay”. El vídeo del momento ha corrido como la pólvora por la red de redes –podéis verlo aquí–, con especial virulencia y ruido cuando le ha tocado cruzar orillas con apego al rap. A la luz de la polémica, Lil B ha especificado que su gusto por las mujeres no ha variado en los últimos meses. Lo que ha cambiado es su nivel de satisfacción con la vida: el chico se siente feliz, y que eso es precisamente lo que denota el título (feliz es otra de las acepciones de la palabra gay en inglés).

Ya sabemos que dentro del colectivo rap, el tema de la homosexualidad viene siendo tabú. Aunque pocos admitan o defiendan de forma abierta la homofobia, esa suele ser la actitud dominante en muchos frentes del sexista mundo del rap. De ahí que no hayan tardado en llegar las reacciones por parte de otros artistas. Algunos, como Mike Bigga, ven la controversia como una provocación más de un artista cuya fama ha subido como la espuma: “Él es un tipo feliz, y gay significa feliz. Para mí tiene sentido. Es controvertido, pero tiene sentido. Eso es lo que hace Lil B”. Sin embargo, otros, como Freddie Gibbs, comienzan a ver este tipo de comportamiento como algo ridículo. “Al principio, la mierda de Lil B era graciosa. Ahora parece como si un montón de gente blanca se riera de él todo el rato, como el espectáculo de un bufón”. No obstante, Gibbs no entra a juzgar la sexualidad del miembro de The Pack. “Si es gay o no, es su propio problema”. Talib Kweli dejaba patente el mismo respeto por la sexualidad de Lil B en sus declaraciones, pero iba más allá mostrándose satisfecho ante lo que ve como una nueva ola de artistas hip hop dispuestos a posicionarse en terrenos más respetuosos con la opción sexual del prójimo que la gente de su misma generación. “A pesar de cuál sea tu postura ante la homosexualidad, la homofobia y su práctica están fuera de lugar”.

La GLAAD (Gays And Lesbians Against Defamation) también ha entrado al trapo, y aunque lo prudente sería esperar para juzgar el asunto cuando el disco y sus letras sean de dominio público, un responsable de la organización ha reconocido el poder que en estos momentos tiene un personaje como Lil B para crear una ola de homofobia o, por el contrario, promover el respeto y la igualdad desde su posición de estrella global. “ Esperemos que use esto de manera positiva”, declaraba uno de los representantes de la asociación americana. La polémica está servida y parece que irá para largo; al menos hasta que un rapero o rapera salga abiertamente del armario y Lil B se aleje del ojo del huracán mediático.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar