Giras

Klaxons vs. Polydor

Obligados a re-grabar

¿Cuántas veces, entrevistado un grupo de pasado indie medrado hasta el entorno del negocio discográfico multinacional, hemos leído aquello de “ahora contamos con más medios a nuestra disposición, pero conservamos un total control artístico sobre lo que hacemos”? Puede que esas declaraciones sean un fiel reflejo de la realidad a veces, pero no hay que andar muy despierto para intuir que en otras tantas ocasiones se dice lo que se dice para preservar una determinada imagen de cara a la galería indie, la única que al fin y al cabo se preocupa por estas cosas -¿zarandajas?- de la "autenticidad" y la "honestidad artística".

Al grano. El monstruo corporativo le acaba de morder los ojos a Klaxons, máximos ídolos de esa nueva "cool britania" de colorín new rave por obra y gracia del mercuryzado Myths of the Near Future (2007). Cuando hace algunos meses la banda empezó a presentar dos de sus temas nuevos - “Moonhead” y “Valley of the Calm Trees”- en directo, Jamie Reynolds se apresuró a advertir de que aquellas canciones no eran realmente representativas de la dirección general en la que iría su nuevo disco, un trabajo que definía bicéfalo, con una mitad sonando “intensa y nerviosa” en contraposición a una segunda sección que Jamie equiparaba a “cuando pasas de todo y simplemente flotas”. Mucho nos tememos que ha sido ese flotar el que ha disgustado a unos ejecutivos de Polydor que, tildándolo de demasiado experimental e inadecuado, han desestimado la publicación del nuevo disco de Klaxons tal y como se lo habían entregado, instando a la banda a regrabar de forma diferente buena parte de las canciones. Los londinenses parecen haber aceptado las críticas y han decidido volver al estudio -no sabemos si de nuevo en compañía de James Ford ( Simian Mobile Disco), productor del disco- para volver a enlatar sus canciones de acuerdo a las exigencias estandarizantes de su sello.

En declaraciones a The Sun, Jaime comenta que la cosa les había quedado densa y psicodelica, y que, ahora se dan cuenta, eso no es lo que más les conviene hacer. “Lo primero y más importante es que somos una banda pop. No había pensado en eso durante una larga temporada, pero ahora esa idea está constantemente en mi cabeza”. Klaxons tienen cuatro semanas para volver a registrar sus temas de acuerdo a esos preceptos pop que ahora revolotean en sus mentes. Si consiguen esta vez el visto bueno de Polydor, el álbum verá la luz en primavera.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar