Festivales

San Miguel Primavera Club 2011

Calentando motores con veteranos y noveles del indie-rock

PC

Por Sergio Del Amo y Álvaro García Montoliu

Con todos los abonos vendidos desde hace semanas, el San Miguel Primavera Club 2011 abrió fuego el pasado miércoles en Barcelona, aunque un día antes ya lo había hecho en Madrid. Esta nueva edición cuenta con un cartel de una cincuentena de artistas, de los cuales sólo The Pop Group repiten actuación, a diferencia de lo que ocurrió en 2010 y 2009. Las dos primeras jornadas transcurrieron a medio gas en cuanto a programación se refiere, pero con un buen número de asistentes. Sirvieron como una excelente y cómoda toma de contacto de cara a los platos gordos que se avecinan a partir de esta tarde sobre las 20:30 y que no pararán hasta el colofón de Fleet Foxes el domingo en el Auditori. Pocas colas, pocos agobios y buenos ritmos. Nos centramos en este primer texto en cuatro de los más importantes debutantes de 2011 –que es lo que de verdad nutre este festival–, una leyenda de culto (R. Stevie Moore) y unos grandes desconocidos (JEFF The Brotherhood).

Miércoles 23 de noviembre

Veronica Falls

Hay quien puede decir que el timing del lanzamiento del debut de los londinenses vía Glasgow Veronica Falls no fue el idóneo. Su disco llegaba bastante más tarde que el de otras tantas bandas con un ojo puesto en los sesenta y otro en los noventa. Pero la frescura de su primer trabajo nos sorprendió a todos –a pesar de que ya dieron buena muestra de su potencial en anteriores sencillos–, acaso porque por fin una banda británica se atrevía a coquetear con estos sonidos. Y si ya en disco ganaron por goleada a grupos como Dum Dum Girls y Vivian Girls, que no se encuentran en su mejor momento, en directo ocurrió tres cuartos de lo mismo. Grandes armonías vocales chico–chica, actitud enérgica y entusiasta (hasta se les escapó que estarán en el San Miguel Primavera Sound 2012) y unas tablas sobre el escenario que a veces cuesta ver en grupos noveles. Centraron la primera parte de su concierto en algunos de sus singles más conocidos: abrieron con “Beachy Head” y pronto llegaron “Right Side Of My Brain” y “Bad Feeling”. Interpretaron tres canciones nuevas, en las que el C86 estaba muy presente y deslumbraron en ese tsunami que es “Come On Over”, con momentos muy Siouxsie. Tantas ganas tenían de tocar, que ofrecieron un bis con tres temas rematado acertadamente con “The Fountain”. Álvaro García Montoliu

Jueves 24 de noviembre

Spectrals

Ni Chucky ni la Duquesa de Alba con un chutazo de cortisona en la cara. Se trata de Louis Jones, uno de esos jóvenes talentos que se han apropiado del sonido de los 50 y los 60 para trasladarnos a la calidez veraniega en tiempos de abrigos. Tras su paso por el FIB, los británicos volvían a nuestro país para presentarnos los temas de su primer LP, “Bad Penny”. Y lo cierto es que más allá de la camiseta del Barça que lucía Jones (el batería optó por el “siete” de Villa en la Selección), poco hubo de reseñable en su bolo aparte de que sonaron como debían sonar. Así, sin más. No es que no les corriera la sangre por las venas, sino más bien que ejercieron de autómatas. Hace bien poco que han superado el trance del acné, de modo que ya tendrán tiempo de soltarse encima del escenario. Me juego un pie a que “Confetti”, “Get A Grip” o “Keep Your Music Out Of My House” lucirían algo mejor con la brisa de la playa del Fòrum, al igual que esa bajista que les acompaña porque no consiguió un puesto en Vivian Girls. Sergio del Amo

Pure X

Si a las ocho de la tarde de un jueves estabas con ánimos de música densa, atmosférica y narcótica, lo mejor era haberse acercado al concierto de Pure X. La cosa iba de pasajes lóbregos, pintando con los acordes de su guitarra y bajo los escenarios de un futuro nuclear post-apocalíptico en el que el reverb cobraba todo protagonismo. La voz tardó unos minutos en entrar, pero ya no se fue. No se ciñeron demasiado los de Austin a “Pleasure”, su álbum de debut. Sí sonó una “Twisted Mirror”, bañada en feedbacks y “Stuck Livin”, que sirvió como puente hacia la altamente sensual “Surface”. Pero el poder de sugerencia del disco no acabó de trasladarse en el directo y la propuesta acabó resultando algo monótona. Al final, acabó ganándoles la partida su compañera de gira y amiga Stefanie Franciotti (Sleep?Over). AGM

Sleep?Over

Confieso que me acerqué algo temeroso a contemplar la propuesta dream-pop de Stefanie Franciotta. Ya se sabe que muchos enaltecedores de lo hipnagógico optan por el recurso del laptop y un par de cacharrillos sonoros abandonando en el directo los matices ensoñadores de sus trabajos de estudio. Pero la sorpresa fue notable cuando comprobamos que en el escenario le acompañaban una guitarra, un bajo y una desnuda batería que no restaban protagonismo a los mantos sintéticos propulsados por la estadounidense. La voz de Franciotta sonó mucho más poderosa que en su debut, “Forever” (me quedé del todo noqueado en “The Heavens Turn By Themselves”), y ninguno de los allí presentes podía quitar la mirada de ese pelazo que por momentos le cubría la cara como si fuera un espectro venido de los ochenta. El sueño (o mejor dicho, la siesta) duró apenas treinta minutos, pero fue más que suficiente para dejarnos a todos encantados. SdA

JEFF The Broterhood

Ya lo avisaba hace unos meses DJ Coco en el foro del Primavera Sound: “Lo vais a flipar, estos la parten en directo”. Por entonces, poco sabíamos de ellos pese a haber publicado seis álbumes en nueve años. Los hermanos Orrall aparecieron en el escenario con lo justo. Jake, con su guitarra de tres cuerdas, abrió la función con una interpretación acústica de “The Tropics”. Ya en la traviesa “Hey Friend” se le unió Jamill a la batería. Por momentos parecía que esa fiesta que presagió uno de los organizadores del festival no acababa de llegar, pero nada más lejos de la realidad. Al sonar los primeros acordes de “Heavy Days” empezó la fiesta y se entendió la comparación con No Age. Pero a diferencia de ellos, el dúo de Nashville apuesta por un sonido más rock, sin efectos. “Ripper” destrozó los cimientos del Apolo, empezó el crowdsurfing y Jake bajó para unirse a un público enfervorizado. Y ya a la altura de “U Got The Look” apenas quedaron energías para más. Pocas veces se ofreció tanto con tan poco. AGM

R. Stevie Moore

Desde Nashville vino con su pijama a cuestas y demostró ser el puto amo. El padre del lo-fi cuenta con más de 400 referencias en cassettes, vinilos y CDs que han dado sentido a la autoedición, pero hasta ahora (a punto de cumplir los sesenta) no se ha había atrevido a embarcarse en una gira en condiciones. La barrera entre el Santa Claus al que le falta un tornillo y el eterno rockero en él es más fina que nunca. De primeras podía resultar algo surrealista verle bajo los focos junto a ese guitarrista y ese batería que podrían colar como sus nietos. Sin embargo, cuando empezó a desplegar esos temas que el bueno de Ariel Pink se conoce al dedillo (definió al californiano, con cariño, como su “estúpido hijo bastardo”), la abarrotada sala entendió que ésta era una oportunidad única para ver de cerca a uno de esos chiflados maestros que históricamente estarán relegados a la letra pequeña. “Sort Of Way”, “Play Myself Some Music”, “I Like To Stay Home”, “Kix Tartar Sauce” (en solitario en pleno trance esquizoide) o la tremendísima “Mason Jar” fueron algunas de las ofrendas que nos dedicó mientras se secaba el sudor de la coronilla. Tal como soltó en un momento: “that’s entertainment”. S. del A.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video

cerrar
cerrar