PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

FakeGround

Tres raveros se pasan con el ácido en Benagéber y acaban afiliados al PSOE

H

 

Hablamos con tres jóvenes valencianos que aseguran haber visto a Pedro Sánchez en el más allá

Ignacio Pato

05 Enero 2015 13:50

“Bueno, es lo típico. Nos lo hemos pasado guay, pero ahora no puedo decirte que recuerde gran cosa. Tú sabes”. Quien habla es Miki, veinteañero de Buñol. Junto a sus amigos Vicent y Lidia acaba de volver a casa tras un par de días en la fiesta más mediática de esta nochevieja: la rave de Benagéber.

Su historia ha saltado a la luz pública tras el relato de lo ocurrido estos días en la rave, publicado en su propio blog. Allí aseguraba haber despertado de la fiesta con un carnet del PSOE. Evidentemente, nos pusimos en contacto con ellos para saber más. Lo que sigue es el relato de la rave tras unos cuantos correos y chats intercambiados. 

Vicent, de 23 años, es el más mayor del grupo. Nos envía una captura de su Whatsapp con fotos de la fiesta: “Ahora se puede enseñar, que ya sabes que estas cosas no son legales, que el gobierno no le interesa que la juventud se reúna y fomente el común, la confianza y el buen rollo en general. El capitalismo te quiere aislado y triste, enfrentado a las compas”.

Aeródromo Benagéber. A partir 20:00. Hasta infinito. Feliz 2015-M. Así comenzó todo. “Claro, lo vimos y dijimos ‘joer, y por qué no’. La otra opción era ir a Valencia a una movida en El Cabanyal que los cabrones del ayuntamiento hasta que no lo tiren abajo no van a parar. ¿Tú sabes que la gentrificación subvierte a la ciudad mediante la destrucción de lo que esta ha creado durante siglos? Es muy loco, compa”. Quien comenta es Lidia. Las fotos de ella durante la fiesta la muestran con una gran C invertida de copyleft dominando su camiseta blanca. Lidia nos pide no publicar sus fotos.


“Era el precariado ahí de fokin fiesta. Toda esa alegría, esos cuidados, todo lo que nos niegan a diario…"



“A mi me hizo mucha gracia lo de 2015M. Me dije ‘joer, esto es bien, fijo’. Creo que este año va a ser decisivo, sabes. O sea, tiene que serlo. Todos los esfuerzos, toda esta inclusividad desde aquel mágico mes de mayo. Joer, si ya has visto lo de Syriza: los mercados tiemblan. Como decían los situs y la Angry Brigade, ‘nos estamos acercando’…”. “A donde de verdad nos acercamos fue a la rave”, precisa Vicent.

Los tres jóvenes valencianos cenaron en sus casas en fin de año. Según su propio testimonio, salieron desde el centro de Buñol alrededor de la 1 de la madrugada. “Una hora de camino hay desde Buñol. El caso es que nos presentamos allí. Estábamos la Lidia, el Miki y servidora. Unas cien personas en el erial aquel. Había como un pantano también. Muy guapo, la verdad. Y un rollo Underground Resistance sonando ahí a dolor”. “Nos sonaba gente del 15M de Valencia”, recuerda Miki.

Ahí empiezan a nublarse y entremezclarse los recuerdos de estos tres jóvenes valencianos. “Era el precariado ahí de fokin fiesta. Toda esa alegría, esos cuidados, todo lo que nos niegan a diario… queremos una vida que merezca la pena ser vivida y construir una hegemonía que derribe a la del 78, que está ya podrida”. ¿Fue entonces lo del tripi?, pregunto, intuyendo la respuesta. Los tres jóvenes buñolenses asienten.

¿Qué hacen tres jóvenes precarios afiliándose al SOE?

Ninguno de los tres son votantes potenciales del PSOE, y sin embargo los tres admiten haberse afiliado al partido tras la fiesta. ¿La razón? Las pastillas, claro.

“Te estoy hablando ya del segundo día, ¿eh?. O sea, la segunda noche. La primera no tomamos nada raro. O sea, que una rulilla tampoco es nada raro porque ya te digo que eso es alegría y la alegría es política y a la casta no le conviene eso”. “Quisimos ver más allá, pero para nada estábamos pensando en el PSOE”, añade Lidia al discurso de Vicent. “Fue la hostia, hasta que empecé a perder a estos de vista y me rallé un poco porque aquello estaba bastante oscuro”, detalla el benjamín Miki.

La rave de Benagéber ha durado cinco días. En la segunda noche, estos tres jóvenes valencianos aseguran haber sido testigos primero, y luego protagonistas, de un hecho insólito. Al menos en sus cabezas.

“Mira, joder, yo no me lo explico”, dice Vicent. Lidia tampoco da crédito. “A ver, yo de Podemos no te voy a decir que sea, creo que quieren llevarse parte del trabajo de los movimientos sociales, pero de estos si que no…”. Miki trata de conciliar deseo y realidad: “Pedro Sánchez es como el Ken de la Barbie, pero hay que reconocer que pinchó guay”.


Quisimos ver más allá, pero para nada estábamos pensando en el PSOE



¿Aseguran estos jóvenes que Pedro Sánchez debutó como DJ en una rave del páramo valenciano? Ellos me corrigen. “Solo testigos no, que no veas cómo pegaba aquello. Era imposible estarse quieto”. “Yo recuerdo cada beat al pecho”. “Mira, tío, sé que suena raro, pero en ese momento no te acuerdas de los GAL ni de la reforma del artículo 135 de la Constitución. Lo que quieres es más Roland 909, más amor, más transparencia, más estado de bienestar, más primarias, más reformas”.

Vicent me envía una foto de su carnet de afiliado al PSOE de Buñol. ¿Los tres?, pregunto. “Los tres”, responde Lidia, mientras Miki dice que ok también. Vicent mira al infinito y dice “tampoco me acuerdo de haber domiciliado las cuotas, pero ya me han pasado la primera”.


En ese momento no te acuerdas de los GAL. Lo que quieres es más Roland 909, más amor, más estado de bienestar, más reformas.



share