FakeGround

Miles de jóvenes hacen cola para recibir una "colleja sanadora"

"Los chavales quieren que alguien les espabile"

"Yo creo que necesitamos una colleja bien dada", dice Rubén, uno de los miles de jóvenes que acudieron ayer a la misteriosa convocatoria en la que una abuela llamada Magali Rubio repartió tollinas terapéuticas a la clase creativa. El pabellón 2 de la Fira de Barcelona se quedó pequeño un día antes de que la famosa Amma, la mujer india que ofrece abrazos curativos y que reunió a 35.000 personas en este mismo lugar hace 6 años, regrese a Cataluña. Los asistentes a la llamada de Magali Rubio, más conocida como "la despertadora", prefieren esperar su turno desde el anonimato y esconden la vistosa pulsera que les acredita para el evento.

La mayoría de los presentes son jóvenes y han respondido a una convocatoria inédita en Barcelona. A última hora, y durante el fin de semana pasado, el equipo de La Despertadora orquestó una agresiva campaña solamente a través de la línea de texto publicitario de Gmail. No es de extrañar, pues, que los asistentes tengan aspecto de jóvenes freelance, precarios y emprendedores. La campaña que pudieron ver en su bandeja de entrada, y que nosotros también vimos, rezaba así: " Déjate de tontadas. Baja la cabeza y recibe una colleja santa de La Despertadora. Verás qué bien. Única sesión en Barcelona, 7 de octubre 2014".

La señora Magali Rubio es una absoluta desconocida en el ámbito de la terapia de contacto. Sólo sabemos que procede de Soria y que tiene 84 años, pero algunos de los asistentes parecen tener más datos: "Yo sólo sé que dos amigas fueron a verla en Sevilla hace menos de un mes y que les ha cambiado la vida", explica Esther, 27 años, ilustradora. Nacho, un dj de 35 años, es uno de los 100 primeros y ha pasado aquí la madrugada: "Tiene que ver con la resonancia del golpe. Su palma de la mano tiene una cavidad especial que en contacto con tu nuca te deja una vibración que cura. Para mí es importante estar entre los primeros para tener el máximo efecto. Si te pitan los oídos, triunfas".

En este pabellón también hay grupos de jóvenes procedentes directamente del after y que afirman haber acordado venir a ver a Magali en grupo para terminar con la "mala vida". Es asombroso comprobar cómo estos jóvenes respetan a una anciana que, desde lejos, parece diminuta e indefensa: "No veas el brazaco, por eso. ¡Si parece una palanca hidráulica!", dice M. asombrado y aún con medio cubata en la mano.

Hasta la fecha, pocos son los que han oído hablar de La Despertadora y se desconoce quién la financia. Sin embargo, la proximidad el evento de Amma ha levantado las primeras sospechas: es posible que alguien planee forrarse a costa de miles de occidentales posmodernos. La mujer india, cuyo trabajo humanitaro y espiritual es muy reconocido en su región, brinda una serie de consejos filosóficos basados en el perdón, la eliminación de la angustia, la solidaridad y el amor. Esto, además de bendiciones y cariño en forma de abrazos a quienes lo necesitan.

A Magali Rubio, por el contrario, no se le conoce ningún mantra o mandamiento. Sin embargo los presentes parecen comprender que necesitan la tollina de esta mujer de Soria. "Yo creo que más que nada los chavales quieren que alguien les espabile", dice Juanjo, el agente de Prosegur encargado de vigilar el recinto, que nos prohíbe seguir preguntando a los asistentes porque "claramente no quieren hablar con la prensa". "¿Cree que los jóvenes se sienten culpables de su situación?", preguntamos a Juanjo. "Puede ser, quizá quieran que la abuela les transmita algo de dureza para tirar adelante... o para cagarse en los muertos de alguien, si se da el caso".

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar