PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

El esclavo que se mandó a sí mismo por correo para lograr la libertad

H

 

Más de 27 horas y 560 km dentro de una caja de madera para ser libre

PlayGround

22 Febrero 2017 13:00

El 30 de marzo de 1849, en la ciudad de Filadelfia, un grupo de hombres blancos recibió una gran caja de madera. En su interior no había mercancías, sino un hombre. Era Henry Brown, un esclavo de Virginia que se había enviado a sí mismo por correo, viajando 560 km durante 27 horas en barcos, trenes y carretas para conseguir la libertad.

A los 15 años Brown había comenzado a trabajar en una fábrica de tabaco. Como había mostrado un talento temprano para el negocio, pronto se le encomendaron tareas de confianza como enviar mensajes o hacer recados, algo que fue esencial en su posterior fuga.

Pero la posición "privilegiada" de Brown no le libró de los abominables abusos de su amo. Vivió en constante miedo y siendo física y psicológicamente maltratado. Por si fuera poco su amo decidió vender a su esposa embarazada y a sus tres hijos a una plantación de Carolina del Norte, rompiendo la promesa que previamente le había hecho. Llegados a ese extremo, empezó a planear su fuga.



Brown conocía a un comerciante llamado Samuel Smith que, por 86 dólares (más de la mitad de sus ahorros totales), le ayudaría a coordinar el envío a sus amigos de Filadelfia.

El 29 de marzo de 1849, Brown se quemó la mano hasta el hueso con ácido sulfúrico para lograr una excusa que le permitiese faltar al trabajo. Antes de meterse en la caja, cogió algo de agua, unas galletas, hizo unos agujeros en la caja y escribió: "este lado hacia arriba, tengan cuidado". Una sugerencia que fue descaradamente ignorada.

Brown fue lanzado, golpeado y zarandeado en un viaje eterno de más de un día, viviendo escenas de auténtica comedia macabra. En determinado momento, decidieron poner su caja en vertical, dejando al pobre "polizón" boca abajo, con la cabeza y el cuello sosteniendo todo el peso de su cuerpo. "Sentía mis ojos hinchados, como si fuesen a salirse de sus órbitas", escribió.



Finalmente Brown llegó a su destino: la Sociedad Anti Esclavitud de Pensilvania. Fue acogido por varios abolicionistas, primero en Nueva York y luego en Boston. Después, con la ayuda del escritor Charles Stearns escribió su autobiografía, Henry "Box" Brown. En dos meses había vendido 8.000 copias.

Posteriormente, Brown empezó a actuar sobre los escenarios, contando su historia con la ayuda de 49 lienzos desplegables con escenas sobre la esclavitud. Por desgracia aquella estabilidad duró poco. Los hombres que le ayudaron a escapar fueron encarcelados por liberar esclavos, y él, temeroso del acto de Esclavos Fugitivos que, en 1850, obligaba a los gobernadores a devolver a los esclavos huídos a sus dueños, viajó a Reino Unido en busca de asilo.

Brown vivió en Inglaterra durante 25 años. Se casó con una mujer inglesa y tuvo una exitosa carrera en el mundo de la interpretación. En 1975 regresó a los EE.UU. y siguió actuando en escenarios de todo Norteamérica, para finalmente morir en Toronto en 1897.



[Vía Timeline]

share