Noticias

El mapa interactivo del cuerpo que explica tus posibilidades de desarrollar cáncer

El cáncer nos asusta y se mete en nuestro día a día envenenando algunas de las cosas que más nos gusta hacer. Este mapa te ayuda a descubrir su peligro real

Foto: María Coma

Cáncer es una palabra que asusta. Cada vez que comemos o hacemos algo que hemos oído que aumenta las probabilidades de padecerlo, resuena en nuestra cabeza con una mezcla de culpabilidad y sentencia de muerte.

Sin embargo, ¿cuáles son las probabilidades reales de padecer la enfermedad? ¿Estamos malinterpretando porcentajes y dejándonos sobrealarmar por mensajes confusos?

¿Estamos malinterpretando porcentajes y dejándonos sobrealarmar por mensajes confusos?

Un mapa interactivo elaborado por la revista The Conversation en colaboración con Sasha Petrova, investigadora en medicina y salud, busca acabar con la desinformación entorno al tema de forma sencilla.

Para descubrir qué parte del cuerpo podría verse afectada por la ingesta de alcohol o de pastillas anticonceptivas, por ejemplo, solo tienes que elegir tu sexo y aplicar uno de los factores de riesgo de la lista.

Lo más importante a la hora de interpretar los datos es tener en cuenta que cada cuerpo es diferente y que un factor de riesgo no se puede tomar como algo aislado del resto de circunstancias de una persona.

También es importante saber que los porcentajes mostrados en el mapa n o hacen referencia al “riesgo absoluto” sino al “riesgo relativo”.

El riesgo relativo es tan solo la probabilidad de desarrollar cáncer que tiene un grupo de personas en comparación con otro grupo.

Los datos hacen referencia al riesgo relativo

Sin embargo, el riesgo absoluto es el que se tiene de padecer la enfermedad en un determinado periodo de la vida.

Por ejemplo, con el riesgo relativo, la probabilidad de enfermar de cáncer de un grupo afectado por un factor de riesgo como la obesidad se compara con la de otro grupo de personas de peso saludable.

El riesgo relativo se mantiene invariable en todo el mundo

El riesgo relativo se mantiene invariable en todo el mundo mientras que el absoluto depende, por ejemplo, de cómo de frecuente sea un cáncer en un determinado lugar.

Por eso los porcentajes del riesgo relativo pueden, en ocasiones, parecer altos y sugerir que su riesgo absoluto es mayor del que en realidad es.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar