Curiosidades

La solidaridad se viste de diseño en The Street Store (o cómo ser un sin techo ya no es excusa para no ir de compras)

¿Un "pop-up store" para homeless? Sí, existe y está en Ciudad del Cabo

Es un secreto a voces que el mundo de la publicidad está repleto hasta la bandera de cocainómanos con el ego subido (cosa que por otra parte podría aplicarse a cualquier microcosmos más o menos creativo). Gente que vive en un mundo imaginario de ideas del copón, agua con gas noruega y vacaciones en Formentera, y que matarían a su hermana por conseguir un León de Cannes. Un tipo de gente que no puede parar de crear ni de tener ideas supuestamente fascinantes ni cuando de lo que se trata es de ofrecer ayuda a los más desfavorecidos.

El proyecto The Street Store apesta a idea de gabinete de comunicación con ganas de promocionarse. Aunque la idea de base, que nace de la Haven Night Shelter Welfare Organisation, ONG radicada en Ciudad del Cabo, es justa y necesaria. El concepto: que la gente pueda donar de forma libre su ropa para aquellos que no la tienen, instalando puestos efímeros de intercambio en la calle. La manera en la que se ha desarrollado y la forma que toma es un ejemplo meridiano de la brecha que existe entre el mundo en el que viven unos (los publicistas, de la agencia multinacional M&C Saatchi Abel, en este caso) y los otros (los sin techo beneficiarios de la acción). Es en ese salto donde se desvían los disparos.

Más allá de la loable intención solidaria, de la invitación al reciclaje y al compartir lo que nos sobra, ¿es necesario que un proyecto de beneficencia esté claramente pensado para ser atractivo de cara a hacerse replicable y vendible? ¿Es necesario unir conceptos que son pura tendencia como el de "pop-up store" o "código abierto" con la ayuda a quien no tiene recursos? A ese señor que camina sin zapatos, mucho nos temenos que le dan igual la fuerza conceptual que puedan tener este tipo de proyectos y el autobombo que sus creadores puedan darse propagando a los cuatro vientos el carácter innovador de su idea.

El proyecto es tan "molón" y tan solidaridad del siglo XXI que seguro se replicará en muchas ciudades. Está pensado desde su propia concepción para ello ( aquí te invitan a que imprimas los carteles y repliques la experiencia en tu rincón del mundo). Y cuando llegue el éxito, y los directores creativos de la agencia de marras estén descorchando la botella de champán, nadie verá que el emperador de la calle, por mucha tienda de ropa gratis que le monten, sigue desnudo e igual de pobre.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar