Curiosidades

Este sofá marcó el destino del britpop

Cuando se cumplen 20 años de “Definitely Maybe” nos preguntamos qué fue de la casa en la que Oasis se retrataron para la portada de su mítico álbum de debut

La cultura pop lleva seis décadas dibujando su historia en las calles del Reino Unido. Una historia que aparece ligada a una geografía particular, conformada por cientos de esquinas, bares, calles, edificios y objetos que han sido testigos de algún momento clave -anecdótico en la inmensidad del universo, mítico en el imaginario del fan- en la cronología de la música popular salida de las islas.

Las portadas de discos han jugado siempre un papel fundamental en la conformación de ese imaginario. Todo el mundo reconoce el número 23 de Heddon Street como el lugar en el que Brian Ward fotografió a David Bowie para la carpeta de “The Rise and Fall of Ziggy Stardust and the Spiders from Mars” (1972). La central eléctrica de Battersea es Patrimonio de la Humanidad Pop gracias a la portada de “Animals” (1977) de Pink Floyd. Por no hablar del mítico paso de cebra de Abbey Road. O del número 34 de Berwick Street, junto a la extinta tienda de discos Sister Ray, retratada por Michael Spencer Jones para “What’s the Story, Morning Glory?" (1995) de Oasis.

Pero, ¿y la casa en la que los Gallagher se retrataron para la portada de “Definitely Maybe”? ¿Sabrías ubicarla?

Precisamente se cumplen 20 años de la publicación de ese mítico álbum de debut de Oasis. El 19 de mayo verá la luz una reedición conmemorativa del disco en diversos formatos, con sonido remasterizado y mucho material inédito. Y en honor a esa efeméride, The Daily Mail nos propone un paseo actual por “la casa que lanzó el britpop”.

El inmueble, otrora propiedad del guitarrista Paul ‘Bonehead’ Arthurs, está situado en Didsbury, Manchester. La hermana de Bonehead vendió la casa en 1999 a una familia que ni es fan de Oasis ni hace gala de mitomanía alguna. “Cuando me mudé, los vecinos decían 'ooh, te mudas a la casa de la fiesta', porque recordaban los días en los que Bonehead solía tener a la banda por aquí para ensayar y fiestear. Desafortunadamente, ni mi marido ni yo somos fans de Oasis, así que realmente no apreciamos lo especial que este cuarto de estar es para otra gente”.

Aún así, cada cierto tiempo se encuentran con curiosos que les recuerdan el valor sentimental que esa estancia tiene para los nostálgicos del britpop. “Para nosotros, no es más que nuestro hogar familiar, pero a menudo tenemos a grupos de gente mirando desde la calle intentando echar un vistazo a nuestro cuarto de estar”.

Todo para ver imágenes tan anodinas como estas:

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar