Curiosidades

37 segundos que demuestran por qué nuestros estándares de belleza son ridículos

¿Hasta que punto juegan con nuestros cuerpos en la publicidad?

Para muchos de los que pertenecen a las nuevas generaciones tecnológicas, los secretos del Photoshop y otros programas de edición similares son materia bien conocida. Cualquier imagen se puede manipular de mil maneras. Por eso resulta inexcusable que tanto hombres como mujeres intenten ajustarse cada día a cánones de belleza -proyectados desde sectores como la moda, la industria alimentaria o la cosmética- que son a todas luces fruto de arreglos digitales. Imágenes que si las comparamos con la auténtica realidad, son francamente alienígenas, no naturales. Problemas de identidad, desprecio y dificultades de auto aceptación que pueden derivar en trastornos físico y mentales, como la archiconocida anorexia, son prueba del efecto pernicioso que esas imágenes tratadas pueden tener sobre nuestros iguales.

El vídeo que sigue busca poner de manifiesto esa "irrealidad" de muchas imágenes que nos llegan a través de la publicidad. He aquí un claro ejemplo de cómo puede alterarse una foto para intentar confeccionar una belleza que no es real.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar