Curiosidades

No quería deshacerse de su pasado y terminó cosiéndose sus seres queridos en la piel

David Catá es el autor de la performance más bella y más dolorosa que has visto en mucho tiempo

Estamos acostumbrados a las letras chinas, a los 'amor de madre' y a las vírgenes deformadas por las arrugas. Hemos visto a gente tatuarse lagrimas en las mejillas. Y después de haber sufrido la visión de la espalda de Lena Dunham, creíamos que ya nada podía sorprendernos.

Sin embargo, ahí está David Catá con su proyecto ' A flor de piel': un diario autobiográfico en el que el autor (y víctima) se cose la historia de su vida en la palma de la mano. Literalmente. El proyecto consiste en retratar los rostros de sus seres queridos sólo con hilo y una aguja. Con esta performance persigue mostrar simbólicamente el dolor de la perdida, revelar cómo los rostros de los demás se han reflejado en nosotros. Catá otorga mucha importancia al cuerpo, a la carnalidad, que considera la base de nuestra existencia: el dolor (no tan simbólico) que nos causan los hilos de nuestra vida al entrecruzarse tiene su origen en esa trabazón de músculos, huesos y piel que llamamos cuerpo.

La metáfora es bella y el resultado impactante. Aquí os dejamos algunas de las imágenes:

davidcata davidcata davidcata davidcata davidcata davidcata

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar