Curiosidades

Las profecías (realistas) de IBM van a cambiar tu visión del mundo

Cinco predicciones sobre la presencia de la tecnología en nuestras vidas en los próximos cinco años

¿Quieres saber cómo será tu vida en los próximos cinco años? Ya no hace falta que consultes el oráculo de Delfos, ni que llames a Sandro Rey. IBM te lo pone fácil con su lista anual The five in five, cinco predicciones para los siguientes cinco años.

A juzgar por la nueva publicación, los diarios y revistas van a tener que cambiar el nombre a su sección de "tecnología" por el de "biotecnología": los sistemas cognitivos y la personalización absoluta de la tecnología son la marca distintiva del nuevo lustro. Pero vayamos por partes...

1. Clases comprensivas

La introducción de tecnología en las escuelas no consiste solamente en la diversificación de medios y instrumentos para difundir el conocimiento. Las nuevas clases inteligentes, dotadas de sistemas para analizar, registrar y procesar el comportamiento y las sensaciones de los estudiantes, acumularán esta información cognitiva y la transferirán a los profesores para que estos sean capaces de dirigirse individualmente a cada alumno según sus "experiencias de aprendizaje personalizadas".

No se trata únicamente de que la estructura inteligente de la clase sea capaz de detectar si estás pensando más en el último twerking de Miley Cyrus que en resolver la ecuación que tienes frente a ti —lo cual, reconozcámoslo, ya es bastante fuerte—. Lo sorprendente está en que además podrá analizar tus habilidades y limitaciones en cada materia, poniéndolas en relación a tus aspiraciones profesionales. ¿Quieres ser un reputado biólogo pero te abruma la estadística? Tu clase orientará tu instrucción para ayudarte con los problemas concretos, permitiendo que puedas invertir el tiempo en consumir información en lugar de en buscarla.

2. El universo en la esquina

No es sólo un mito: el comercio a través de internet está acabando con los establecimientos de toda la vida. El caso más sonado de los últimos tiempos es el de Amazon y sus agresivas políticas asfixiando a tiendas de discos y librerías físicas. En parte puede explicarse por la personalización del consumo que la nube permite: hasta un filósofo de la talla de Zygmunt Bauman reconocía en una conferencia que, cuando se conectaba a internet, le llovían recomendaciones de los libros que de verdad le interesaban.

Según IBM, tal dominio pronto será cosa del pasado. La tienda de la esquina vuelve pegando con fuerza. Y es que la propuesta que triunfará en los próximos tiempos será un término medio entre el comercio personalizado de internet y la interacción física tradicional. A partir de sistemas cognitivos, y de la tecnología propia de las redes sociales, podremos "navegar" por nuestra tienda a través de un asistente digital que obrará en función de nuestros intereses, abriéndonos las puertas a todas las posibilidades de la red, mientras ante nuestros ojos está el objeto deseado. Paradójicamente, el mundo físico dejará de ser una realidad inevitable para transformarse en valor añadido a nuestra experiencia consumista.

3. Leer el futuro en los posos del ADN

El tratamiento de enfermedades a través del manejo de la información genómica de las personas es ya una realidad. Sin embargo, se trata por ahora de casos excepcionales, que requieren mucho dinero y una infinidad de recursos. El vaticinio de IBM es que las ventajas de la capacidad predictiva del ADN harán de él un instrumento médico básico. Prevenir y no curar. Si los médicos disponen de nuestra información genómica, podran dirigir a los pacientes según las probabilidades que tengan de contraer una u otra enfermedad o padecimiento. Se acabaron gran parte de los diagnósticos erróneos y la libre interpretación de los síntomas: la biomedicina viene para revelarnos una nueva verdad.

4. Ciudades a la carta

Se trata de invertir el orden natural: ya no tenemos que adaptarnos al entorno, él se adaptará a nosotros. El desarrollo de las tecnologías cognitivas, la presencia de sensores y un smartphone en el bolsillo de cada individuo permitirá que las ciudades interactúen con nosotros; que se desarrollen según nuestras necesidades. ¿Las estaciones meteorológicas predicen fuertes lluvias? La ciudad aumentará la frecuencia de buses en las líneas más importantes. La metrópolis se guiará por el feedback que generen los ciudadanos, siendo capaz de anticipar atascos o evitar que una calle en obras estropee la mañana de nadie.

5. El guardia que mejor te conoce.

IBM también pronostica la muerte de las contraseñas y códigos varios que nos esperan a cada paso (al comprar en el supermercado, al abrir el ordenador, al renovar los libros de la biblioteca, al entrar en la página de la Universidad...). Es verdad que algunos iPhones ya incorporan la lectura de huellas dactilares. Pero esta visión que nos concede el Nostradamus de la tecnología apunta a un guardia digital que acumule conocimiento sobre la identidad de cada uno; sobre nuestras preferencias, nuestras costumbres, nuestras intenciones o nuestros horarios. Así, el guardia será capaz de detectar si alguien está tratando de suplantar nuestra identidad, ya sea para usar la tarjeta de crédito que nos acaban de robar o conduciendo nuestro coche hasta un desguace. A partir de ahora los artilugios cotidianos no sólo serán nuestros: serán quienes somos. Los avances en reconocimiento facial, en los mecanismos basados en huellas dactilares y en sistemas cognitivos convertirán el troll en un recuerdo del pasado. Hurrah!

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar