PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Curiosidades

El método Jenna Jameson para trollear en internet

H

 

La ex actriz porno moviliza a la comunidad de 4Chan para exponer las miserias de un asistente personal que intentó timarla

Mario G. Sinde

08 Enero 2014 11:35

Cuando Jenna Jameson decidió pasar por el quirófano para corregir los desperfectos que el tiempo había ocasionado en su cuerpo jocundo cometió un grave error: se le quedó una cara metida para dentro, sin pómulos, cerúlea, con las costillas al aire; perdió, en definitiva, todo el aplomo y las curvas que le habían coronado en los años 90 como la gran superestrella del porno mainstream a nivel mundial. Los tatuajes que se añadió al ya mítico ‘heart breaker’ que decoraba su nalga derecha tampoco ayudaron, y la que un día fuera la vestal de pantorrillas lozanas y rotundos pechos que hizo multimillonaria a la productora Vivid empezó a desaparecer del mapa mediático. Pero haber cedido el trono (a Belladonna, nada menos, hasta que ésta también se retiró) no ha hecho que Jenna Jameson haya caído en el olvido: millares de pajilleros en todo el mundo recuerdan con cariño sus retozos a lomos de motocicletas y en camas de agua. El porno en su expresión más glamourosa y pija era ella.

Por eso, cuando apareció el pasado viernes un mensaje en el tablón 4chan en el que una usuaria anónima decía ser Jenna Jameson, en cuerpo y alma, muchas alarmas se encendieron.

Jenna Jameson 4chan

En el foro dedicado a la discusión anónima, ese en el que se utiliza el símbolo /b/ hasta para dar los buenos días, la supuesta Jenna Jameson pedía un favor a la comunidad de troles y freaks que habitan ese espacio del ciberespacio: su asistente personal había demostrado ser un embaucador que se había apoderado de sus cuentas de Twitter y Facebook, la había estafado y, tras despedirle, no había manera de seguir su rastro puesto que nunca había dado su nombre verdadero. Sin embargo, se conocía su cuenta de Twitter: ¿podían ayudarla a descubrir quién era para hundirle la vida?, pedía la ex estrella porno a la gente de 4chan.

Eso sí, en 4chan nada es gratis. “Enséñanos las tetas o vete a tomar por culo”, le decían algunos usuarios. Así que Jenna tuvo que pagar el peaje, enseñó sus tetas (tan demacradas como las recordábamos de la última vez que las enseñó), sus tatuajes, su rostro y, satisfecha la demanda, el ejército de freaks se puso manos a la obra.

En cuestión de una hora ya estaba destapada toda la información relacionada con el estafador que se hizo pasar por asistente personal (número de identificación, tarjeta de crédito, carné de conducir, cuentas en redes sociales, etc.). De este modo, una porn star en decadencia consiguió que una milicia de activistas de internet se pusiera a sus órdenes con dos sencillos gestos: mostrar humildad y, de paso, los pechos (y también el culo). Nunca una victoria militar fue tan barata.

Jenna Jameson 4chan

share