Curiosidades

¿Por qué TODOS hacemos las mismas fotos en Instagram?

Un vídeo en stop-motion demuestra la increíble similitud entre muchas de las fotos que se suben a la red social

Abro Instagram. Veo fotos de desayunos, gatos y nubes. Nada nuevo bajo el sol. Súmale pies, selfies y atardeceres y ya tienes el contenido de más de las mitad de fotos que se suben a esta red social. No son cifras científicas, pero pocos usuarios de la app se atreverían a discutirlas.

El director de arte francés Thomas Jullien ha cristalizado este bucle digital en “An Instagram short film”, un breve vídeo que reúne 852 fotos cogidas de Instagram para darnos una particular vuelta al mundo. En menos de dos minutos, visitamos lugares emblemáticos como los Campos Elíseos de París, la Estatua de la Libertad, la Casa de la Opera de Sydney o el Camp Nou de Barcelona, con múltiples fotos de zapatos, bicicletas y un vieje en el metro de Londres entremedias. Las 852 fotos son distintas y proceden de 852 usuarios distintos pero, sin embargo, colocadas una detrás de otra funcionan a modo de perfecta animación stop-motion. Parece una trivialidad, pero demuestra la extrema similitud entre muchas de las fotos que tomamos con la aplicación.

¿Por qué ocurre esto? ¿Por qué tendemos a capturar las mismas imágenes que nuestros coetáneos una y otra vez en vez de buscar la diferenciación?

Una de las ideas clave del célebre “Contra el rebaño digital” de Jaron Lanier es que la creación colectiva que alienta la web 2.0 promueve la "mentalidad de colmena". En la ciencia ficción clásica, este concepto hace referencia al proceso por el cual una colectividad de individuos genera ideas que no pueden generar por sí mismos individualmente al carecer de capacidad de reflexión. Algo de eso hay en la despersonalización que asola Instagram. Nuestras fotos cada vez se parecen más y, en el fondo, esto nos convierte en prescindibles. Se está imponiendo la idea de que lo colectivo es más verdadero que lo individual. Instagram nació para darnos la oportunidad de captar el mundo desde nuestra mirada particular. En realidad, lo que está ocurriendo es que nos está obligando a adaptar nuestra mirada a los cánones que establecen sus propios usuarios.

"La tecnología está determinando esas elecciones y por lo tanto está erosionando la capacidad de controlar nuestros pensamientos y de pensar de forma autónoma". Son palabras de Nicholas Carr, autor de Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?". ¿Colgamos continuamente fotos de gatos y desayunos porque realmente nos parecen interesantes o, por el contrario, porque vemos hacerlo a otros? En realidad, el motivo es lo de menos. La cuestión es hacerlo, dejar constancia de que en nuestra vida pasan cosas.

Internet, y especialmente las redes sociales, nos dan la oportunidad de convertirnos en micro-celebridades. Tal y como explicaba el propio Carr a El País, “cada vez pensamos más como actores que interpretan un papel frente a una audiencia y encapsulamos emociones en pequeños mensajes”. Nuestra audiencia son nuestros seguidores y nuestras fotos la manera de publicitar las bondades de nuestra vida. Con todo, la aplicación es una excelente herramienta de marketing personal.

Si Instagram sirve para vendernos y tenemos a un público que contentar, la explicación a nuestra tendencia a repetir el mismo tipo de fotos podría estar en las mismas leyes que explican, por ejemplo, la música comercial. Numerosos estudios han demostrado que muchos de los grandes éxitos mundiales de los últimos años comparten muchos elementos de su arquitectura interna. No es ningún secreto que existen fórmulas que, sin asegurar grandes bombazos, garantizan resultados. Aplicando este esquema a Instagram, las fotos de pies, nubes, aviones, gatos y comida serían la fórmula que asegura el éxito, un determinado número de likes. Adentrarse fuera de estos confines es estar expuesto al fracaso, a la "humillación" pública que supone que tu foto no recolecte las reacciones esperadas. Y en una sociedad obsesionada con mantener un determinado estatus y idealizar la propia personalidad, este riesgo no tiene cabida.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

cosas dolorosas placer

Historias

20 cosas dolorosas que son tremendamente placenteras

Un pequeño catálogo de placeres torcidos

leer más
Bennie Lydell Glover

Historias

El hombre que acabó con la industria musical

¿Qué ocurre cuando toda una generación comete el mismo delito?

leer más
top goldin

Ficciones

¿Se supone que las amigas hacen estas cosas?

De cómo "la amiga nueva" puede enfrentar a las amigas de toda la vida

leer más
Anticitas

Historias

La vida real explicada en 25 citas célebres

"Puedo escribir los versos más tristes esta noche. Pero paso, mejor pido una pizza y me miro la PlayGround".

leer más
oysho

Oysho

Cómo enamorarse de un extraño dentro de un taxi

Siempre he querido conocer Australia.

leer más
Jacques Biederer

Historias

Si me amas, pégame

He de confesarte algo...

leer más
ropa 2

Actualidad

Por qué odio ir a comprar ropa

Quiero salir de aquí.

leer más
aborto terapeutico

Actualidad

Estos tutoriales para abortar te helarán la sangre

Hasta 1989 y durante más de 50 años, el aborto estuvo permitido en Chile en casos de peligro de muerte de la madre o inviabilidad del feto. Pero ...

leer más

cerrar
cerrar