PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Curiosidades

Las 8 claves para no hacer el ridículo en Snapchat... según los adolescentes

H

 

Si no quieres meter la pata, escucha a los expertos

Jordi Berrocal

29 Enero 2014 08:06

Ahora que tu madre te sigue en Instagram y que hasta tu tía-abuela tiene Facebook, los adolescentes han encontrado un páramo de libertad en Snapchat. En pocos meses, está aplicación para compartir imágenes y vídeos -con la particularidad que desaparecen a los 10 segundos de recibirlos- se ha convertido en la red social preferida de los más jóvenes. Tal y como ya hemos comentado, los millenials valoran especialmente la intimidad que proporciona una app que permite que te expongas únicamente ante quien tú elijas. Lo efímero de los mensajes hace que la comunicación sea mucho más natural, espontánea y auténtica de lo que es habitual en el resto de redes sociales. En cierto modo, es una manera de eliminar el artificio de la comunicación virtual y, por tanto, de acercarla a la realidad.

La MTV ha querido profundizar en las razones del entusiasmo que despierta Snapchat entre los adolescentes y, para ello, ha organizado una mesa redonda con un grupo de chicos y chicas para que expliquen sus costumbres en la app. Entre otras cosas, el estudio ha servido para elaborar una lista con 8 “normas de etiqueta” para que no hagas el ridículo si decides aventurarte en el snapchatting. He aquí esas reglas:

1. Si alguien te gusta, mándale un Snapchat antes de escribirle un mensaje de texto. Un Snapchat colectivo es una buena manera de romper el hielo antes de pasar a un Snapchat individual, que a, a su vez, es una manera de romper el hielo antes de los mensajes de texto (dónde tiene lugar la conversación “real”).

2. No te pases mandando selfies a personas que no estén en tu círculo más íntimo de amistades.

3. Las selfies son mejores si son espontáneas, divertidas y absurdas... a menos que sean para la persona que te gusta. En este caso dedica todo el tiempo necesario a ajustar la luz, tu pelo o tu maquillaje.

4. No mandes demasiados Snaps a una misma persona en un un mismo día, especialmente si es alguien que te interesa. Parecerás un acosador. Según los especialistas en la materia, el límite está en “5 por día”.

5. Sé cuidadoso cuando abras vídeos en público. Nunca sabes lo que contienen.

6. El tiempo que tardás en abrir un Snapchat depende del tipo de relación que quieras cultivar con la persona en cuestión. Si el mensaje proviene de un ligue en potencia, no lo abras inmediatamente. Si es de tu mejor amigo, haz lo que quieras.

7. Snapchat te permite saber en qué fase está tu ex, tu proyecto de novio o la ex de tu nuevo ligue. Tal y como apunta una de las encuestadas: “Si veo que mi ex sigue viendo “Mi Historia” me da un poco de cosa pero, a la vez, me halaga”.

8. Si estás de fiesta con amigos y mandando Snapchats, asegurate de que le mandas ninguno a un amigo que no esté invitando.

Observando esta lista podemos extraer diversas conclusiones:

A. Las posibilidades sociales de Snapchat van mucho más allá del sexting.

B. Es tan importante ser espontáneo como parecerlo.

C. Las selfies son algo más que simple narcisismo; son una herramienta de comunicación en si mismas.

D. Los mecanismos para ligar son siempre los mismos; lo de “no abras un Snapchat inmediatamente” no es más que una actualización del “deja que suenen tres tonos antes de coger el teléfono”, y la idea de que “un Snapchat colectivo es una buena manera de romper el hielo antes de pasar a un Snapchat individual” responde a la misma filosofía que te llevaba a asistir a una fiesta en grupo con la única intención de encontrarte a aquella persona “especial”.

E. Si no eres un adolescente y realmente no quieres hacer el ridículo, lo mejor que puedes hacer es mantenerte al margen de Snapchat.

share