Curiosidades

Las escenas censuradas de 'Dragon Ball' (o por qué nunca viste a Son Goku descubrir la sexualidad)

Historia no oficial de la mojigatería que nos robó algunas de las mejores escenas de la mítica serie anime

'Dragon Ball' es un mito moderno. Más de una generación tiene en las bragas de Bulma uno de sus más grandes hitos eróticos. Son los mismos a quienes les cae la lagrimita al ver la escena en que Célula destruye a A-16 y Gohan se enfada mientras empiezan a sonar las primeras notas de la mítica canción "Un ocell se'n va volant". Los que a pesar de estar rozando los treintena demuestran ser capaces de cantarte todos los openings de la serie. Y probablemente son los mismos que, cuando de consumir hentai se trata, siempre eligen a una Videl de pecho desmesurado, ataviada con estrechos ropajes, o a un musculoso y muy bien dotado Vegeta.

Sin embargo, muchos de ellos no saben que la versión que miraban en bucle cada mediodía, ya fuera en televisiones españolas, en la autonómica gallega o en TV3, estaba censurada. Por ejemplo, se eliminó una escena en que Bulma se desnuda ante el Follet Tortuga o el momento en que un vampiro le succiona sugerentemente la cabeza a Krilín. También se prohibieron algunas escenas violentas (sobre todo aquellas en qué había sangre). Pero las escenas cercenadas que sorprenden de verdad son las que nuestra bienpensante y acomplejada sociedad consideraba demasiado sensuales o eróticas: en su mayoría imágenes absolutamente inocentes, que más que perversión y inmoralidad, lo que demuestran es una sana sensibilidad desinhibida respecto el sexo.

Es sintomático, pues, que se censurara una escena en que Son Goku, aún siendo un niño, se tumba en el regazo de Bulma, que está dormida, y se da cuenta de que no hay nada entre sus piernas. Goku, sorprendido, grita que faltan las bolas y Bulma, sobresaltada, se lanza a comprobar si alguien se ha llevado las bolas de dragón.

Es nivel Mis Tetas, sí, pero con gracia.

Ante el revuelo que había causado la serie (no sólo en España), la distribuidora japonesa procedió a autocensurar la versión de Dragon Ball Z Kai que enviaría a Europa. Es decir, que cuando, nostálgicos, nos volvimos a sentar ante el televisor (¡esa antigua construmbre!) para ver la serie remasterizada (que esta vez podíamos comentarla vía redes sociales) nos la volvieron a meter doblada. Lo cual es indicio de, uno, lo mojigatos que somos y, dos, que en veinte años seguimos siendo igual de mojigatos.

Aquí os dejamos con algunas de las escenas censuradas:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar