Curiosidades

Ver para creer: Darth Vader se apunta a la moda "selfie"

El universo Star Wars entra en el presente de Instagram para promocionar las futuras entregas de la serie

Hace mucho tiempo, en una galaxia muy lejana, pocos habían oído hablar de algo llamado marketing publicitario. Pocos habían oído la palabra merchandising. Y la ciencia ficción era más bien ese género de serie B lleno de marcianos enlatados y lagartos gigantes que entretenían a los niños y asustaban a las jovencitas. Pero a finales de los 70 llegó la primera entrega de "Star Wars", que no sólo revolucionó un género cinematográfico -a base de fusilar sin reparo alguno los trabajos de Joseph Campbell en torno al viaje del héroe-, sino que reinventó la manera en la que las películas de su especie se vendían, inaugurando de paso la idea de Universo Fílmico, un lugar en el que muchas historias paralelas transcurren a la vez, y son, por tanto, infinitamente monetizables.

Mucho han cambiado las cosas desde la aparición de aquellas primeras películas hasta hoy. Si la premisa básica de aquellas tenía que ver con esa idea de futuro utópico, de viajes lejanos, de aventuras en otras galaxias (en 1977 la carrera espacial todavía seguía viva y el año 2000 quedaba aún lejano), las nuevas entregas de "Star Wars" llegan en un momento en el que nos es mucho más difícil confiar en el futuro o en la posibilidad de una vía de escape de resonancias espaciales. A día de hoy los progresos tecnológicos causan tanta curiosidad como miedo y resquemor. El presente y la hiperconectividad a través de las pantallas parece ser la única realidad que existe. Una realidad en la que buscamos información y entretenimiento de consumo rápido antes que planteamientos basados en la imaginación o prospección de nuevos futuros. Quizás por eso, hace poco nos encontrábamos al mismísimo Darth Vader haciendo lo que cualquier hijo de vecino hace a día de hoy: compartiendo un selfie en Instagram. ¿El mensaje? "Síguenos. Es inútil resistirse", cuya referencia a las viejas frases del lado oscuro serían graciosas sino viviéramos en el año en que vivimos y fuera tan fácil hacer comparaciones entre el Imperio y los propios responsables de márketing de la peli.

El "malo malísimo" se rebaja a la altura de cualquier "adolescente quilla" empujado por el monstruo del consumo y el entertainment. Un mundo al que, de todas maneras, siempre perteneció.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar