Curiosidades

Vamos a quemar pasta: Los 10 videoclips más caros de la historia

Spoiler: la mayoría son malísimos

Ahora, la MTV sólo emite realities, pero hubo un tiempo en que realmente hacía honor a su nombre. Cuando en 1981 estrenó el vídeo de “Video Killed The Radio Star” estaba inaugurando, sin saberlo, una nueva era en la cultura pop. Lo que en sus inicios fue una herramienta promocional revolucionaria acabó regalándonos, durante dos décadas, algunos de los productos audiovisuales más memorables de la historia reciente. Los realizadores veían los vídeos musicales como un campo abonado para la experimentación, y los grandes sellos no tenían problema en dedicarles grandes presupuestos; la televisión se ocuparía de convertirlos en rentables.

En los últimos años hemos visto cómo los videoclips han quedado relegados al universo online y, en consecuencia, los presupuestos han caído de forma drástica. ¿Qué sentido tiene que un sello se gaste la pasta si quien va a sacar rédito de esa inversión es sobre todo YouTube? Puede que la creatividad haya salido ganando: David Bowie sólo necesitó 13 dólares para firmar el vídeo de "Love Is Lost", pero había algo de fascinante en aquel despiporre. Por ello hoy queremos repasar los 10 vídeos musicales más caros de la historia. Más caro, evidentemente, no significa “mejor”. De hecho, llama la atención que, con todas las genialidades que ha dado el formato, la mayoría de vídeos de esta lista sean tan mediocres.

Mariah Carey feat. Jay Z – "Heartbreaker" (1999)

Coste: 2.5 millones de dólares

¿Un vídeo con una sola localización que cuesta 2 millones y medio de dólares? Hay que tener en cuenta que sólo alquilar el cine ya costó 100.000. En la versión original del vídeo aparecía Jay-Z pero, poco antes de estrenarlo, el equipo de la cantante cayó en la cuenta que las obligaciones contractuales del rapero -acababa de rodar el videoclip para su canción " Girl's Best Friend"- le impedían aparecer en otro vídeo durante algunas semanas. Como el single ya tenía fecha de estreno, tuvieron que improvisar una segunda versión en la que las apariciones de Jay-Z se substituyeron por animaciones.

MC Hammer - "2 Legit 2 Quit" (1991)

Coste: 2.5 millones de dólares

Para lanzar el primer single de su tercer álbum, MC Hammer ideó un cortometraje de más de 14 minutos de duración plagada de cameos de artistas y atletas. Hubo que mandar equipos de producción alrededor del país para filmarlos a todos, pero lo que disparó definitivamente los costes fue la aparición de James Brown. El Padrino del Soul estaba en la cárcel, y Hammer mandó un jet privado a la prisión para que lo que recogieran. Tras los dos días de rodaje, Brown pidió si el jet seguía disponible para ir a pasar un par de días en Las Vegas. Hammer accedió y los costes se sumaron al presupuesto del clip.

Puff Daddy – "Victory" (1998)

Coste: 2.7 millones de dólares

Este homenaje a la película de acción “Perseguido”, que protagonizó Arnold Schwarzenegger en 1987, cuenta con la participación de Dennis Hopper y Danny De Vito y metraje del vídeo "One More Chance" de Notorious B.I.G. Pero lo que realmente hizo engordar el presupuesto fue el uso de un helicóptero y unos efectos pirotécnicos propios de una superproducción de Hollywood (incluida la construcción de un avión para hacerlo explosionar).

Guns N' Roses - "Estranged" (1993)

Coste: 4 millones de dólares

Ninguna power ballad merece tanto dispendio. El vídeo de “Estranged” incluía un helicóptero de la guardia costera estadounidense y su correspondiente equipo de rescate, un tanque petrolífero y un avión ruso Antonov An-124. Todo ello queda ensombrecido por postales impagables como Slash marcándose un solo sobre las aguas cual Jesuscristo del metal, o el rescate de Axl Rose por parte de unos delfines. Bien pensado, quizá si que valió la pena.

Michael Jackson - "Black or White" (1991)

Coste: 4 millones de dólares

Si “Thriller” te pilló demasiado joven probablemente el vídeo de Michael Jackson que más te marcó fue el de “Black or White”. Aunque, visto en perspectiva, lo único realmente memorable en él puede que sea ese minuto final que emplea la por aquel entonces revolucionaria técnica del morphing. Por allí se fueron gran parte de los 4 millones de dólares que costó.

Madonna - "Bedtime Story" (1995)

Coste: 5 millones de dólares

Cuando un videoclip se estrena en las pantallas de cine ya puedes prepararte: te espera algo muy pretencioso. Así ocurrió con el vídeo de “Bedtime Story” de Madonna. En él, Mark Romanek incluyó numerosas referencias a pinturas surrealistas para ilustrar la frase que repetía el estribillo: “Let's get unconscious”. La idea es facilona pero su plasmación aún es peor. La canción ha envejecido mal, y el vídeo todavía peor.

Madonna - "Express Yourself" (1989)

Coste: 5 millones de dólares

El vídeo de “Express Yourself” costó lo mismo que el de “Bedtime Story” pero, al menos, puede verse sin que dé grima. David Fincher y “Metrópolis” como inspiración siempre son valores seguros, pero para ser el videoclip más caro que se había hecho nunca hasta aquel entonces (1989, cuando se estrenó) tampoco había para tanto.

Madonna - "Die Another Day" (2002)

Coste: 5 millones de dólares

Madonna volvió a tirar la casa por la ventana para el videoclip de “Die Another Day”, su canción para la película de James Bond del mismo título. El vídeo no incluía metraje de la película pero se inspiraba en sus escenas de acción. La mayor partida del presupuesto se dedicó a los efectos especiales necesarios para que la pelea de Madonna contra sí misma fuese lo más realista posible.

Britney Spears - "Work Bitch" (2013)

Coste: 6 millones de dólares

Vale que el vídeo cuenta con planos en el desierto, un Lamborghini blanco y una piscina llena de tiburones pero, ¿realmente este vídeo cuesta 6 millones de dólares? Ya que tanto presume Britney de trabajar, podría haber intentado que Ben Mor se exprimiera un poco más los sesos.

Michael Jackson and Janet Jackson – "Scream" (1995)

Coste: 7 millones de dólares

La huída especial de los hermanos Jackson en el vídeo de “Scream” sigue siendo el vídeo más caro de la historia. La iluminación costó 175.000 dólares y la nave espacial generada por ordenador otros 65.000, pero lo realmente impactante es que el maquillaje de Janet subía a 8.000 dólares diarios. Ah, los viejos tiempos de la industria musical.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar