Curiosidades

Steve Albini llama “idiota” a Amanda Palmer

Descontento por sus campañas de crowdfunding para financiarse el disco y buscar músicos que toquen gratis para ella

Los últimos movimientos de Amanda Palmer no han sentado nada bien en el entorno de la música. Como algunos sabréis, la ex Dresden Dolls financió a través de Kickstarter su nuevo álbum, “Theatre Is Evil”, recaudando entre sus fans 1.200.000 dólares. Por si esto no fuera poco, también ha recurrido al crowdsourcing para hacerse con los servicios de un cuarteto de cuerda y una sección de vientos que quieran acompañarla en su actual gira. Básicamente, lo que ha pedido es que músicos profesionales de cada ciudad toquen gratis como parte de su banda a cambio de cervezas y abrazos. Steve Albini es una de las muchas personas que no está de acuerdo con todo esto, por lo que hace un par de días colgaba un mensaje en el foro de su estudio Electrical Audio, con el asunto "amanda "$1.2m" palmer wants you to play with her for free", en el que suelta perlas como:

- “No tengo ningún problema fundamental con pedir a tus fans que te paguen para hacer tu disco o que se vayan de gira contigo gratuitamente o que se junten en un pozo de barro a las afueras vendiendo metanfetaminas y mamadas”.

-“Si tu posición es que no eres capaz de figurar cómo hacer esto y te ves forzado, por tu ignorancia, a suplicar donaciones y caridad, entonces estás admitiendo públicamente que eres un idiota, y que no eres tan bueno en tu profesión como Jandek, Moondog, GG Allin, o cualquier otra banda que haya ido de gira sin fondos de reptiles”.

-“Casi todo el mundo en el planeta tiene un umbral de cuánto puede consentir a una idiota que no sabe cómo comportarse, y creo que la Sra. Palmer ha encontrado el umbral de su audiencia”.

Hoy Amanda Palmer ha colgado un comunicado en su página web explicando detalladamente la situación. Como probablemente no os apetezca leer un texto de 3000 palabras con tres posdatas que además peca de repetitivo, cogemos aquí la idea fundamental que quiere transmitir: “Si mis años tocando en la calle me han enseñado algo, es que tengo que aceptar la ayuda de cualquier manera, nunca sentirme demasiado orgullosa o tener miedo de pedirla. Nunca me cabreé cuando un transeúnte no tiraba unas monedas en mi sombrero. Me quedaba ahí sabiendo que quizá 15 personas después, quizá 20, quizá 100… alguien lo haría. Es literalmente una estrategia opuesta a alguien decidiendo que, por principios, no toca gratis”. También clarifica que no todo el mundo tocó en su gira gratuitamente y no explica en qué se gastó el 1.200.000 euros que recaudó en Kickstarter porque ya lo hizo (muy razonadamente) en su momento.

Vídeo

¿Te ha gustado este contenido?...

También te gustará

Horror Podcast

Reportajes

El placer incomparable de morir de miedo: una mirada al nuevo terror que habita en internet

Porque el hombre, en realidad, no sabría vivir sin miedos.

leer más
Jean Jullien

Historias

El futuro de las energías limpias podría estar en la masturbación

"El poder está en tu mano"

leer más
hitler boda

Actualidad

¿Qué estaría pensando Hitler en su noche de bodas?

Las situaciones cotidianas despojan de magnetismo al líder nazi

leer más
socrates

Actualidad

Política, fútbol y rock and roll: el equipo que ayudó a derrocar una dictadura

Los jugadores pasaron a ser ciudadanos al democratizar su trabajo. Otro fútbol era posible

leer más
deep web

Historias

Así entré en los rincones más sórdidos de la red en pantuflas y pijama

"Quiero los secretos del Pentágono y los quiero ya", de Lucía Lijtmaer, son 40 páginas desde la primera línea del campo de batalla: nuestros ...

leer más
Blake Little - Preservation

Historias

Nunca has visto cuerpos más dulces y viscosos que estos

La miel como discurso democratizador de los cuerpos.

leer más
London Is Changing

Actualidad

“Yo me piro de aquí”: los exiliados de la ciudad tienen algo que decirte

La campaña 'London is changing' cambia la publicidad por reflexiones de quienes están hartos de la ciudad

leer más
top zachas

Actualidad

Manual para resucitar al niño que una vez fuiste

Ernest Zacharevic juega a convertir el entorno urbano en un patio lleno de niños.

leer más

cerrar
cerrar