PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Curiosidades

Porno y comida: ¿por qué nos fascinan las hamburguesas hipercalóricas?

H

 

Nace la hamburguesa que te cascará las arterias (y el cerebro)

Tina Cereal

17 Enero 2014 07:50

La revista Time ha publicado recientemente una reseña de la PB&J Bun Burger, la hamburguesa más polémica del momento, creada por el restaurante PYT ("Home of America Craaaaziest Burgers"), una monstruosa orgía de sabores aptos sólo para valientes carnívoros. 2.000 calorías de pan frito, beicon, ternera y salsas imposibles donde lo verde no tiene cabida. Una montaña dispuesta a engrasar tu organismo de una manera muy poco sana.

Si eres fanático de la carnaza, este plato te resultará ridículo. Más de una vez hemos atendido a noticias de comensales que han llegado a ingerir hamburguesas de hasta 10.000 calorías. Con 8.000, por ejemplo, encontramos la célebre Heart Attack, cuyo nombre ya lo dice todo sobre ella. Con casi 5000 está la Fifth Third Ballpark Burger, de hasta 5 capas de carne. Con 2200 la Luther Double Down, del KFC, a base de muchísimo pollo. Y así.

Nos encantan los menús voluminosos, y por eso acostumbramos a emocionarnos cuando algún cocinero pirado orquesta un nuevo concierto cárnico. Sabemos que la buena chicha de hamburguesa saca lo más guarro que llevamos dentro, sólo hay que ver este anuncio del Salón Erótico de Barcelona para confirmarlo.

La carne de brillos rojos, bañada en su propio sudor, deja entonces de ser algo comestible para convertirse también en algo pornográfico: las gotas de kétchup, las mollas de pan exhibiéndose cuales nalgas abiertas, la pulpa de ternera, tan humeante y grasosa. Pasamos frente a anuncios y fotografías y no podemos evitar salivar ante esa enormidad.

La lujuria vence entonces a la gula. El estómago se prepara para el atracón.

share