Curiosidades

Crass, la banda punk que estuvo a punto de enfrentar a los líderes del ‘mundo libre’

El grupo se burló de Thatcher, Reagan y la CIA con una cita que contenía un comprometedor diálogo ideado por ellos en su cuartel de Essex

La práctica de la ética punk tiene uno de sus cénits en la incansable labor de Crass, banda británica de filiación anarcopunk que además de regalarnos grandes ejemplos del género en discos como “Penis Envy” (Crass, 1981) supo mostrarse firme en sus convicciones políticas y su vocación medioambiental. Son demasiadas sus acciones y hazañas para contarlas aquí todas.

Este mito musical del archipiélago británico vuelve hoy a ser noticia gracias a que se han destapado unos documentos que prueban que una de sus bromas estuvo a punto de desencadenar un gran escándalo político de magnitud internacional, que implicó a Margaret Thatcher, Ronald Reagan e incluso a los servicios de inteligencia de la CIA.

Pongámonos en situación. Imagínense que nos encontramos en 1982 en Londres, a un año de las elecciones británicas, en pleno conflicto del Atlántico Sur, donde el Reino Unido, bajo el dominio de la Dama de Hierro, lucha para mantener el control de las Islas Malvinas frente a Argentina. En este contexto, el periódico holandés NRC Handelsblad recibe una cinta de casete anónima donde se escucha una supuesta discusión telefónica en la que el presidente estadounidense acusa a Thatcher de destruir a propósito ‘El Belgrano’, el crucero de la Armada Argentina hundido durante la contienda al ser torpedeado por un submarino británico. El hundimiento dejó 323 fallecidos. Este hecho supone una fuerte amenaza para una segunda victoria de la ministra británica en las próximas elecciones.

La primera acción del editor de la publicación a la que llegó dicha ‘bomba informativa’ fue llevar la prueba ante el secretario de estado, Sir Bernhard Ingham, que enseguida cataloga la conversación de farsa. Pero 32 años después y a fecha de hoy, descubrimos gracias a desclasificación de unos documentos oficiales que la cinta fue objeto de fuertes investigaciones por parte los órganos gubernamentales de Inglaterra y Estados Unidos. El gobierno británico culpó de la obra a las fuerzas soviéticas del KGB, y los servicios de inteligencia norteamericanos lo achacaron al trabajo de los espías argentinos. Pero la verdad tiene mucho más que ver con una broma lanzada desde el centro mismo del país.

Aquella supuesta conversación entre los líderes políticos de USA y UK era en realidad una grabación que el grupo Crass registró en su dormitorio del condado del Essex. Las voces verdaderamente pertenecían a los citados líderes, pero fueron editadas para crear un falso diálogo en el que se reconocía a Thatcher como la culpable premeditada del atentado. Pero no fueron los servicios de inteligencia ingleses los que destaparon el pastel, sino el periódico The Observer, que señaló finalmente a Crass como responsables del entuerto en una noticia publicada en 1984.

Esta semana se publicaron los documentos sobre el proceso de investigación que provocó la broma, y una vez reabierto el caso, Steve Ignorant, el cantante de Crass ha declarado al respectó: "Este hecho hace que me preocupé un poco por el gobierno, si han sido engañados por algo tan ridículo…”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar