PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Curiosidades

Barbudos: en la Casa Blanca acaban de cargarse el glamour de tu pelambrera hipster

H

 

Con un par de años de retraso, The New York Times anuncia en un curioso artículo que las barbas están de moda

José Necky

10 Enero 2014 12:33

Con las tendencias pasa como con los conceptos académicos: que cuando los oyes en boca de politicuchos de tres al cuarto pierden toda validez. Nada significa 'sociedad líquida' cuando las letras se han juntado en el paladar de un diputado, pues entonces ya puede referirse a todo. Algo así ha pasado con la barba que lució el pasado lunes Jay Carney, el secretario de prensa de la Casa Blanca, cuando se presentó frente a los medios: si por el despacho oval corren pelambreras de semejante calibre, atusadas con cariño bajo unas gafas de pasta, es que la barba 'hipster' se ha vaciado de significado.

Nadie duda de que la batalla contra el mainstream esté perdida de antemano: la única aspiración de los modernos pasa por el dulce placer de la transgresión, el encanto de la efímera vanguardia. Y no seré yo quien vaya a descubrir que lo hipster hace tiempo que se reinventó como farsa en los almacenes de Inditex. Por no hablar de las barbas, que hasta a la hora de buscar trabajo ya son más indispensables que un doctorado. Por eso sorprende la candidez de la gente de The New York Times, que se marcaron el articulo naif del año a raíz del look de Carney, trayendo al mundo la Buena Nueva: ¡las barbas se vuelven mainstream!

La paradoja de Schrördinger no se aplica a las tendencias que aparecen en el Times: cuando salen en sus páginas siempre están muertas. Por eso debemos preguntarnos qué pasará ahora que ya es oficial, ahora que la esquela de nuestras crines faciales ha sido publicada negro sobre blanco en el mármol de la historia. ¿Volveremos a esos rostros que parecen barnizados en Johnson's Baby? ¿Resurgirán los modernos, cual Ave Fénix, de sus propios afeitados?

Esperamos que no, pero sabemos que sí.

share