PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

5 consejos para comprar ropa que te dure años en lugar de semanas

H

 

Aprende a distinguir la calidad

PlayGround

10 Diciembre 2016 17:32

¿Por qué tu abuela lleva los tres mismos vestidos desde que tienes uso de razón y a ti hay vaqueros que no te aguantan ni una temporada?

Fácil: Cada vez se hace más ropa pensada para no durar, por lo que estamos tan acostumbrados a "comprar para tirar" que, muchas veces ,ni si quiera somos capaces de distinguir algo de mala calidad.

Aquí van 5 consejos con los que escoger prendas que puedan acompañarte años, y no unos cuantos meses.

1. Fíjate bien en la etiqueta

La composición es clave. Aunque la tecnología esté mejorando mucho, a día de hoy las fibras naturales siguen siendo casi siempre de mejor calidad que las sintéticas. Y, a poder ser, no las utilices mezcladas.

Aunque la apariencia de, por ejemplo, un mix entre poliéster y algodón no diste mucho de la de un producto de algodón 100%, el paso del tiempo puede jugar en contra del primero. Cuando metemos en la secadora un producto de algodón mezclado con tejidos sintéticos, cada tipo de material puede encogerse en proporciones diferentes, alterando así la forma de la prenda.

También has de tener en cuenta que incluso un producto cuya etiqueta indica que es 100% algodón puede ser una baratija, por eso es importante que desarrolles tu capacidad para distinguir qué apariencia y qué tacto tiene la buena calidad.


2. Déjate guiar por tu mano

La mejor forma de valorar la calidad de un tejido es el tacto. A más fibras haya, más durará la prenda. Ojo, eso no quiere decir que tenga que ser pesada para ser buena. Si los hilos son finos pero están apretados, la tela puede ser resistente a la vez que ligera. Buscamos densidad.

3. Ponla contra la luz y estírala

Como decíamos en el punto anterior, lo importante es la densidad, y eso no siempre podemos valorarlo del todo bien solo con el tacto.  

Los fabricantes añaden químicos, precisamente, para que el tacto de las prendas parezca de mejor calidad. La mayoría de las veces, este efecto desaparece al primer lavado. Por eso, ante la duda, pon el tejido a la luz y estira: a más compactos veas el hilado, mejor.

En el caso del punto, la técnica es diferente. Trata de estirar una pequeña área del tejido en una zona poco visible. Si vuelve rápidamente a su forma original, adelante. Sino, tampoco lo hará cuando tú lo lleves puesto, así que pronto acabará cedido o deformado.



4. Mira las costuras, por dentro y por fuera

El tejido, lógicamente, no es lo único que importa. Las costuras que lo unen también son un factor fundamental a la hora de prever la durabilidad de una prenda. Las puntadas deben ser simétricas, próximas entre sí y estar pegadas a la tela, y debes mirar bien tanto las interiores como las exteriores.

Si el hilo de la costura externa está muy apretado y el de la costura interna está flojo, la prenda podría parecer correcta mirada desde fuera, pero lo cierto es que será muy inestable.

5. Asume que vas a tener que gastar dinero

Hablando claro, la ropa barata es barata por algo. Las dos cosas que más suben el precio de una prenda son el tejido y la mano de obra. Si bajas el precio, lógicamente, ni la tela va a ser de buena calidad ni la prenda va a estar bien cosida. Consejo: no seas rata.

Eso sí... incluso dejándote la pasta te puede salir el tiro por la culata. Aunque pagar poco suele ser una garantía de mala calidad, pagar mucho no tiene porqué asegurarte que estés apostando sobre seguro.

Ah, y quítate de prejuicios, que algo sea "Made in China" no implica que vaya a ser malo.

[Vía Quartz]

share