PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

Un centro comercial de China instala cápsulas con videojuegos para 'aparcar a los maridos'

H

 

40 pulgadas, videojuegos y una consola.

PlayGround

19 Julio 2017 12:58

Imagen vía The Paper

El centro comercial Global Harbor de Shangai (China) se ha inventado una formula para que la gente aburrida en los centros comerciales tenga algo que hacer. Unas cápsulas de vidrio habilitadas con un monitor de 40 pulgadas, videojuegos y una consola.

 La idea es que estos espacios sirvan como 'aparcamaridos', según ha dicho un empleado del centro, aunque si bien es cierto se puede extender su usabilidad a todo el mundo. ¿O acaso se supone que todas las mujeres disfrutamos comprando?



Según informa el periódico local The Paper, el servicio de momento es gratuito y ya ha sido probado por varios usuarios del centro en el último mes. El servicio —pese a contar con muchos videojuegos e incluso clásicos de los 90 como Robocop—aún necesita bastantes mejoras. Por ejemplo: aire acondicionado en el interior de las urnas. 

"No hay ventilación o aire acondicionado. Jugué durante cinco minutos y estaba empapado en sudor", denunció un usuario. El centro comercial no descarta que, en un futuro, para acceder a estas cápsulas se necesite pagar una tarifa mediante código QR.

Captura de pantalla

Algunas mujeres, entrevistadas en The Paper, rechazaron la idea de estos 'aparcamaridos', sospechando que ahora serán ellas las que tendrán que esperar a sus parejas a la espera de que estos "acaben la partida". Otras se mostraron algo más entusiasmadas ante la idea de poder comprar, por fin, libremente.

La idea de aparcar a alguien para que no estorbe mientras el otro pasa la tarde probándose pantalones o vestidos está muy bien. Pero estaría mejor si esos lugares no se parecieran tanto a una jaula y si, sobre todo, no se asuma la estereotipada idea de que solo las mujeres aman las compras y solo los hombres disfrutan jugando a videojuegos.

Quizás sería interesante plantear estos espacios desde una premisa un poquito neutral para que sea la gente quien decida si quiere o no 'encerrarse' en esos lugares, que aún tengo mis dudas si son peor o mejor que el propio centro comercial. 

(vía Telegraph)



share