Noticias

Tu próximo jefe podría ser un robot

Los robots con inteligencia artificial ya han empezado a llegar al entorno laboral, y no solo para servirnos...

¿Quién dijo que los robots iban a venir a servirnos a los humanos y no al revés?

El puesto de trabajo del futuro se acaba de crear y no es otro que “ayudante de robot”.

De hecho, en algunas empresas tecnológicas como Facebook, ya existe.

Los límites y habilidades de un robot las determina el código con el que ha sido programado, sin embargo, los robots que disponen de inteligencia artificial son capaces de seguir aprendiendo de los humanos a su alrededor.

Los robots pueden seguir aprendiendo de los humanos una vez programados

M es nuevo en Facebook, trabaja de asistente digital en la sede de San Francisco y es un ordenador. M funciona como una secretaria que hace reservas, pedidos y envía recordatorios a través del messenger de la red social.

Pero no está solo, un grupo de compañeros humanos llamados “entrenadores” supervisan absolutamente todo lo que hace y se aseguran de que haya hecho todas las reservas en los lugares correctos.

Aunque un robot con inteligencia artificial pueda ser perfectamente autónomo, es conveniente que alguien le asista a la hora de descifrar una redacción o pronunciación que resulte confusa, comprobar su precisión y, en resumen, ayudarlo a decidirse cuando, por una razón o por otra, no se aclare.

Facebook ya tiene su primer empleado no humano

Alex Lebrun, que se encuentra a cargo de M en Facebook, opina que, a partir de ahora, siempre harán falta este tipo de trabajadores puesto que siempre va a haber algo nuevo que aprender.

Por otro lado, los ingenieros informáticos de la universidad de Manitoba, James Young y Derek Cormier, creen que los robots sociales podrían llegar a ser jefes muy pronto.

Ellos mismos realizaron un experimento en el que se le pidió a 27 participantes que desempeñaran una tarea durante 80 minutos. Sin embargo, cuando transcurrido el tiempo intentaban irse, se les pedía que siguieran trabajando.

La mitad siguieron las ordenes del robot, la otra intentó razonar con él

Parte de las órdenes corrieron a cargo de un robot de aspecto amable y voz aniñada.

Los investigadores pudieron observar cómo la mitad de los participantes continuó su trabajo hasta el final siguiendo al pie de la letra los mandatos del robot. Mientras que el resto se comportó del mismo modo en el que lo habrían hecho con un jefe humano: intentando razonar y poniendo excusas para persuadirlo.

Por otro lado, otros estudios como el del instituto de Tecnología de Massachusetts han concluido que los trabajadores son más productivos cuando es una máquina la que pone orden en el entorno de trabajo.

Al fin y al cabo, un robot sin emociones es incapaz de tener un mal día.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar