Noticias

Esta chica fue expulsada de su piscina comunitaria por llevar... un bañador de una pieza

Al parecer, es "demasiado provocativo" y "excita a los niños"

Solo estamos a principios de verano, pero ya nos hemos topado con un montón de casos similares. La historia es la siguiente: mujer decide llevar (añade aquí cualquier prenda de ropa que se te ocurra) e intenta continuar con su día normalmente (es decir, ir a la escuela, a graduarse, a hacerse la foto del anuario, al trabajo). Entonces , alguien (normalmente hombres) reprueba su vestimenta por motivos variados ( poca tela, muy corto, muy largo, etc).

El pretexto de fondo siempre es, en realidad, el mismo: esa ropa es “inapropiada”, “provocativa”, “inadmisible”. Infringen, dicen, las denominadas normas de vestimenta. Unas normas algo confusas que se adaptan a las exigencias de un ser superior que marca lo que hay que llevar y lo que no. Quienes sufren estas normas son, casi siempre, mujeres. Aunque no siempre.

La última víctima de esta cruzada ha sido una joven de 20 años de Tennessee (Estados Unidos). En este caso fue expulsada de la piscina comunitaria de su complejo de apartamentos por usar… atención, sí, un bañador.

Tyler Newman, el novio de Jenkin, escribió un post en Facebook lleno de rabia en el que describía lo que le había pasado a su pareja y cómo se habían sentido ambos. A Jenkin le paró el conserje de la piscina al verla con el bañador y directamente le dio la opción de que se fuera o de que se cubriera las piernas con unos shorts.

Según las normas de la piscina, el bañador era demasiado “provocativo”.

Jenkin, la joven, decidió dialogar con calma e ir a las oficinas. La situación resultaba tan surrealista que era hasta difícil de creer. Una vez en las oficinas se encontró con una mujer responsable que insistió en la idea en que ese bañador no era apropiado para un recinto con niños.

La humillación llegó hasta el punto que la mujer le propuso que se hiciera unas fotos y observara cómo quedaba su cuerpo en ese bañador. “Sé cómo soy. Me lo he comprado yo”, replicó ella.

La mujer le dijo que ella “no querría que sus hijos estuvieran cerca de Jenkins si usaba ese bañador”. Esto es, que el problema de fondo es que su cuerpo ‘curvy’ no era, según los conserjes, “apropiado para un bañador de ese tipo”. " No es necesario excitar a los niños", al parecer le dijo el conserje.

Por si la situación no fuera suficientemente absurda la mujer responsable la acabó de rematar asegurando que eso que llevaba Jenkins “era un tanga”. En las fotos queda claro que no es un tanga. Aunque tampoco pasaría nada si lo fuera.

A fecha de hoy, el post de Newman ha sido compartido más de 30.000 veces y está repleto de comentarios de apoyo a la chica que, según describe el chico, “vivió uno de los momentos más humillantes de su vida y se pasó el resto del día llorando en casa”.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar