Noticias

Este saudí de 20 años se enfrenta a una decapitación y crucifixión inminentes

Ali Mohammed al-Nimr es chií y participó con 17 años en las protestas contra la monarquía de Arabia Saudí

Protesta por una decapitación en Arabia Saudí (RT)

La ejecución de Ali Mohammed al-Nimr estaba prevista para hoy. Tiene 20 años. La opacidad del régimen de Arabia Saudí impide saber si el joven ha cumplido con su brutal condena. Los grupos de derechos humanos albergan aún una esperanza de que la monarquía se eche para atrás.

La sentencia le condena a morir decapitado, y posteriormente a ser crucificado sobre un madero para exponer su cuerpo al público a modo de escarmiento.

Al-Nimr es acusado por las autoridades saudíes de instigar a la rebelión en el país en el contexto de la Primavera Árabe. Por ello, se le han imputado cargos de pertenencia a organización terrorista.

En 2012, con solo 17 años, fue apresado y, posteriormente en 2014, condenado a esta muerte brutal. Expertos de Naciones Unidas denuncian que no pudo tener acceso a un abogado en condiciones normales a lo largo del juicio.

Ali Mohammed al-Nimr

Al-Nimr también es musulmán de la rama chií, y sobrino del conocido clérigo de esta rama Sheikh Nimr al-Nimr, uno de los pocos críticos internos de la monarquía suní de Arabia Saudí. De hecho, el país está considerado como el estandarte del sunismo, junto a otros países del Golfo como Qatar.

La ejecución se considera inminente dado que el último recurso de apelación fue desechado la semana anterior por el Tribunal Penal Especial de Yeda. Este tribunal es el responsable de las 2.200 ejecuciones que ha habido en Arabia Saudí desde 1985 por crímenes como la hechicería, la brujería, el adulterio o la posesión de drogas. La mayoría de estas ejecuciones han sido decapitaciones o fusilamientos.

La ejecución de Al-Nimr coincide con la designación de Arabia Saudí para liderar el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, hecho al que no se ha opuesto el Departamento de Estado de EEUU. De hecho, según declaraciones de un representante de EEUU, dan la “bienvenida” a uno de sus mayores aliados al órgano de Naciones Unidas.

Desde 1985 en Arabia Saudía ha habido alrededor de 2.200 ejecuciones por 'crímenes' como el adulterio

La monarquía absolutista saudí es uno de los regímenes más tiránicos y con menor respeto hacia los derechos humanos del mundo. 

En 2014 recibió armas de EEUU a cambio de 2.200 millones de dólares. Esas mismas armas son empleadas por Arabia Saudí en su guerra contra Yemen. Esta guerra tiene el objetivo de borrar del mapa a una milicia chií, los houtis.

Desde el inicio de las operaciones en Yemen, mientras el Estado Islámico operaba con total impunidad en Siria e Irak, Arabia Saudí ha matado alrededor de 2.100 civiles. La última noticia conocida de las atrocidades saudíes en Yemen es el bombardeo de una boda en la que murieron 131 personas.

Un joven chií protesta ante la embajada de Arabia Saudí en Saná (Yemen) con una foto del clérigo Sheikh Nimr al-Nimr

Los bombardeos saudíes han desplazado también a más de 1,4 millones de personas y han dejado a otros 13 millones sin acceso a los alimentos. Además, bloquea cualquier vía de ayuda humanitaria internacional.

La ejecución de Al-Nimr es desconocida para los representantes del Departamento de Estado de EEUU, según dicen. Francia es el único país que se ha movilizado por la vida del joven y ha criticado directamente a Arabia Saudí.

Por su parte, a raíz del caso Al-Nimr, Anonymous ha decidido declarar la guerra contra el país árabe y, desde el sábado pasado, han comenzado a bajar del sistema las páginas web de las principales instituciones del país.

[Vía: UsUncut, The Atlantic, UIA]

#OpNimr

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar