PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Studio

¿Por qué cerramos los ojos cuando nos besamos? Una explicación científica

H

 

No te fíes de los que no cierran los ojos cuando besan

PlayGround

23 Marzo 2016 17:17

Besar en la boca a otra persona mientras le clavas la mirada en los ojos puede resultar tremendamente intenso... durante unos segundos. Pero la sensación se va al extremo opuesto del espectro —incomodidad, irritación— si se prolonga en el tiempo. Nadie da un beso largo con los ojos abiertos. Y si lo hace es muy posible que el beso sea cualquier cosa menos bueno.

¿Por qué lo hacemos así? ¿Por qué esa necesidad de apagar la vista durante el beso?

Simple. Las personas cierran los ojos para permitir que el cerebro se enfoque en la tarea en cuestión. A esa conclusión han llegado las psicólogas cognitivas Polly Dalton y Sandra Murphy a través de un estudio sobre la visión y la experiencia sensorial táctil realizado en la Royal Holloway, Universidad de Londres.

El cerebro humano tiene dificultades para procesar otro sentido mientras está concentrado en los estímulos visuales. La conciencia táctil depende del nivel de carga perceptual cuando se realiza una tarea visual simultánea. Cuando la información visual desaparece, la conciencia táctil aumenta.

Sorprendentemente, las científicas llegaron a sus conclusiones sin necesidad de estudiar parejas besándose.



El estudio se realizó de la siguiente manera:

-A los participantes del experimento se les asignó tareas visuales para completar mientras se medía su sentido del tacto. Las tareas consistían en búsquedas de cartas de dificultad variable. La respuesta táctil se midió respondiendo a una pequeña vibración que se aplicaba en una de sus manos.

-El análisis arrojaba un resultado claro. Las personas eran menos sensibles a la sensación táctil cuando sus ojos trabajaban más.

-Por lo tanto, mientras nos besamos o realizamos otras actividades placenteras que impliquen una sensación táctil, como en el sexo o el baile, la gente demuestra una tendencia a centrarse en el tacto en vez de en otras experiencias sensoriales como la vista. Por eso cerramos los ojos cuando nos besamos. “Cuando se omiten los impulsos visuales, se aprovechan más los recursos cerebrales para centrarse en otra cosa”, explica Sandra Murphy, una de las autoras del estudio.

En resumen, todo se reduce a la economía de nuestros sentidos. Aunque... para qué queremos ver, si en los otros labios ya hay un universo.




[Vía Independent]



share