PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Advertorial

Día a día con una sonrisa: Delafé y las Flores Azules, Levi's® y el arte de resistir los golpes

H

 

Cosas que aguantan estupendamente el paso del tiempo: la pasión por crear y unos Levi's 501® #Liveinlevis

PlayGround Advertorials

02 Octubre 2014 12:14

Delafé y Las Flores Azules son imagen en la campaña #LiveInLevis por una razón: tanto Levi's® como los músicos comparten la misma fuerza que en los comienzos, y mantienen su pasión a la hora de crear y compartir su arte. A fin de cuentas, esa es la filosofía más valiosa cuando se trata de crear algo que sobreviva en el tiempo. El dúo formado por Helena Miquel y Oscar D'Aniello podía parecer flor de un día cuando saltó a la palestra allá por 2003. Entonces eran un trío y rapeaban a su manera sobre las cosas sencillas de la vida. Hoy, 11 años y cuatro discos después, Óscar nos habla de su música y de su estilo de vida, de lo que permanece y de lo que más le apasiona… 

Vuestro trabajo siempre ha girado en torno a vuestra vida diaria. Habéis pasado de lo cotidiano y ligero, de la euforia a retratar momentos más difíciles. ¿Diríais que Delafé es una terapia para lidiar con lo que os va pasando, bueno y malo?

Pues un poco sí. En estos 11 años han pasado muchas cosas y están reflejadas en nuestros discos. Empezamos cantándole al amor, al mediterráneo, a lo cotidiano, al positivismo. Me creé un alter ego (Delafé) muy diferente a mí. Yo tiendo más a la oscuridad y a la melancolía, así que empecé a escribir para ayudarme, para darme cuenta que otra visión de la vida y el mundo era posible. Curiosamente, me sentó bien y hemos ayudado a pasar momentos duros a mucha gente con nuestras letras.

Hace once años hacíamos apología de lo cotidiano. Creo que hacerlo ahora que la cultura está fatal por culpa del dichoso IVA y que hay más gente en el paro que nunca sería una desfachatez. En estos últimos años he vivido una separación, el cáncer y la pérdida de mi padre. Me acerco a los cuarenta y he perdido un poco el toque naif. Todo es más crudo. Supongo que eso ha influido en nuestras canciones. Sin embargo, seguimos apostando por el positivismo, por el movimiento y por el amor.

En directo siempre habéis sido una banda muy comunicativa, muy sincera y energética. Aún así, ¿diríais que vuestra actitud ha ido cambiando con el tiempo? ¿Disfrutáis igual que antes el tocar y tocar? ¿Cómo es vuestro día a día cuando estáis metidos en el torbellino de la gira?

Nos encanta tocar en directo, es nuestro fuerte. Hemos mejorado mucho, tenemos más tablas que nunca. Yo en cada bolo pierdo dos litros de sudor. Para ello tengo que hacer deporte cada semana además de ensayar. Si no, sería imposible aguantar el ritmo. Hace cuatro años introdujimos a una banda; hasta entonces lo habíamos hecho siempre con bases programadas, y la diferencia es brutal. Ahora sonamos más intensos, más orgánicos y dinámicos.

¿Qué es lo mejor de salir al escenario? ¿Os gusta “disfrazaros” y “actuar” al enfrentaros al público, o sois más partidarios de los espontáneo y de presentaros tal y como sois?

Mis artistas favoritos en directo son: James Brown, Jon Spencer Blues Explosion y Fugazi: sus conciertos son o eran en el caso de Jon y Fugazi trepidantes, sin pausas, con mucho ritmo. Es en eso en lo que nos basamos. Nos encanta la música negra y lo que buscamos siempre es la comunión entre el público y la banda, en que la gente salga del show sintiendo que aquella sala era el mejor lugar donde estar aquella noche en aquella ciudad.

Aprovechando que sois imagen para Levi's® en la última campaña #Liveinlevis, ¿qué historia recuerdas haber vivido enfundado en unos tejanos?, ¿podría llegar a ser o ha sido prenda fetiche en alguna ocasión?

Recuerdo de pequeño querer unos Levi's® y en casa decían que eran muy caros. En casa éramos muy de mercadillo. Recuerdo que mis padres encontraron una tienda donde los vendían a muy buen precio pero tenían recortadas las etiquetas de detrás porque eran Levi's® tarados. Mis primeros Levi's® tuvieron un sabor agridulce. Mis amigos pensaban que iba de sobrado cortando las etiquetas. Tardé unos cuantos años en tener unos originales.

Y en vuestra vida diaria, ¿tenéis algún amuleto, algún objeto o alguna prenda de ropa que os ayude a decir “aquí estoy yo”? ¿O las supersticiones no van con vosotros?

Nos gusta tener nuestro mono de trabajo y no variarlo mucho. Como cuando Superman se pone su traje. Yo, por ejemplo, en esta gira visto siempre con camisa roja, pantalones negros y calcetines rojos. Esas prendas no las utilizo nunca en mi vida cotidiana. Son solo para el escenario. Si me las pusiese para salir o para una cena me sentiría raro. Cuando me las calzo se me activa el modo escenario.

Siguiendo con la cotidianidad, ¿qué cosas de vuestro día a día siguen dándoos ese chute extra de motivación para encarar el proceso creativo después de tanto tiempo?, ¿tenéis algún tipo de rutina o costumbre que os ponga especialmente las pilas?

A mí lo que más me pone es salir en bici, a correr, subir una montaña, la naturaleza, ir a buscar setas, nadar entre corales. No hay nada que me motive más que un deportista profesional, el Tour, el Giro o La Vuelta. También las Olimpiadas. Me doy hartones de llorar de emoción con la victoria y la derrota. Son mis héroes.

Un desafío: ¿seríais capaces de regalarnos sobre la marcha unos versos sobre, digamos, los bolsillos de unos Levi's®?

Así a bote pronto y con un par de birras en el cuerpo: "Cariño: si fuese tan pequeñito como un garbancito me gustaría pasar el resto de mis días acurrucadito y calentito dentro del bolsillito de tu culín".

share