Advertorial

14 cosas que molaron desde siempre

No son los objetos, sino lo que vivimos con ellos

Existen objetos que marcan nuestras vidas. Cosas que automáticamente asociamos a determinados momentos y periodos de nuestras vidas y que alimentan nuestros arrebatos nostálgicos. Para Proust fue una madalena, pero para nuestra generación son los videojuegos, las series y las meriendas que marcaron nuestra infancia. He aquí un listado de cosas sin las que, probablemente, nuestra vida hubiese sido un poco peor. ¿Cuáles son los tuyos?

1. La Game Boy original.

Hoy nuestro teléfono es infinitamente más potente. Pero ninguna de sus aplicaciones puede igualar las horas de diversión que nos regaló aquel ladrillo de plástico. Hacía que los trayectos parecieran más cortos y permitía abstraerse en el sofá cuando tus padres dominaban el mando de la tele y pillar el laptop para ver una serie todavía era una utopía. Aún hoy, si cae una en tus manos con el cartucho del Tetris dentro es probable que logres olvidarte de Instagram durante un rato.

2. Las Polaroids.

En el colegio envidiamos a la chica que la traía a las excursiones. Nos olvidamos de ella durante un tiempo y cuando nos volvimos hipsters corrimos a preguntar a nuestros padres si conservaban alguna. Y claro, desde que ya no se fabrican carretes su cotización ha subido aún más.

3. El Cacaolat.

Desde que fue lanzado al mercado hace más de 80 años, el diseño de Cacaolat ha permanecido prácticamente intacto. Y sigue molando. Ello no da una idea de su condición de clásico absoluto, pero daría igual si no fuera la bebida de chocolate más deliciosa que puedes encontrar en los bares. En botella de cristal, claro.

4. El Bollycao.

El Bollycao no solo nos gustaba porque estuviera bueno, que lo estaba, sino porque era sinónimo del momento más feliz del día: la hora de abandonar el cole, llegar a casa, merendar y ponerte tus dibujos favoritos en la tele. Oh si.

5. Napster.

Napster fue la puerta de entrada a un mundo maravilloso. De pronto no era necesario tener una paga semanal astronómica para alimentar nuestra voracidad musical. Y encima cabreó a Metallica, que por entonces ya nos parecían unos abueletes. Qué bonito fue.

6. El cubo de Rubik.

No es casual que lo llamen el “cubo mágico”. El célebre juguete que inventó Ernő Rubik nos ha entretenido durante todas las etapas de nuestra vida. Y siempre de una forma distinta.

7. Los Calippo.

Otra obra maestra de la simplicidad. El verano nunca empezaba hasta que te tomabas el primero. Y sigue siendo así.

8. Las All-Star.

Haz la prueba. Mira a tu alrededor y pregunta quién ha llevado unas All-Star alguna vez en su vida. A no ser que te codees con gente 50 años mayor que tu lo más probable es que la mayoría responda afirmativamente. De no ser así quizá deberías buscarte nuevos amigos.

9. El Mario Kart 64.

Probablemente las nuevas versiones tengan gráficos alucinantes, nuevos personajes e infinidad de circuitos. Pero ninguna entrega podrá alcanzar la perfección del Mario Kart para la Nintendo 64. Esas partidas en modo multi-jugador no las vamos a olvidar jamás.

10. El Príncipe de Bel-Air.

Por mucho que Will Smith se haya hecho amigo de Pablo Motos y haya engendrado a un bufón enervante, El Príncipe de Bel-Air siempre será la mejor serie de no-animación que haya emitido nunca Antena 3. Su sintonía era sinónima de diversión...y de que había llegado la hora de comer.

11. El Ojo Mágico.

La escena era la siguiente: un grupo de niños formando un círculo y gritando “¿Lo ves, lo ves?”. Los que “lo veían” te pasaban el testigo con cara de satisfacción y los que nunca lo lograron siguen frustrados a día de hoy. Pocos libros han logrado captar tanta atención de tantos niños.

12. Los VHS de colores.

Del mismo modo que los CDs nunca podrán compararse con los vinilos, los DVD nunca podrán molar tanto como los VHS. Especialmente los que eran de colores. Cuando te regalaban una película y venía uno de ellos te sentías como Charlie comprando chocolate.

13. El Rey León.

Hablando de VHS. Hubo una época de nuestras vidas en la que estos eran sinónimos de películas de Disney. Y de entre todas las que la compañía estrenó en los noventa El Rey León permanece como la más inolvidable de todas. Puede que sea la música, el hecho de que adapte a Shakespeare o que contenga una de las mejores secuencias iniciales de la historia del cine. Pero acaban de cumplirse 20 años de su estreno y sigue siendo un clásico absoluto.

14. Los 501.

Todos pasamos por esa fase: el día en que la ropa que nos compraba nuestra madre dejó de gustarnos. A partir de ese momento, nosotros éramos los que decidíamos (a pesar de que, en realidad, seguía pagando ella). Solía coincidir con los primeros estragos de la adolescencia y por tanto con la búsqueda de identidad. Un recorrido hacia nuestra libertad en la que, en algún momento u otro, los Levi's 501 siempre han jugado un papel.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar