Actualidad

Acaba de venderse el cuadro más caro de la historia, y es este

Un magnate de las finanzas protagoniza la compra más cara de la historia del arte

Un magnate neoyorquino ha protagonizado la compra más cara de la historia del arte. Kenneth Griffin adquirió en otoño —la compra se hizo pública ayer— dos pinturas por 500 millones de dólares. Los elegidos fueron Interchange (1955) de Willem de Kooning y Number 17A (1948) de Jackson Pollock.

Por el primero, Griffin pagó 300 millones de dólares. El segundo le costó 200 millones. En total, 500 millones de dólares invertidos en dos obras capitales del expresionismo abstracto. Y un récord: Interchange se convierte en la pieza de arte más cara de la historia, a la par con Nafea faa ipoipo de Paul Gauguin, adquirida en febrero de 2015 por el mismo precio por Qatar.

Después de desembolsar la suma, Griffin, en una muestra de filantropismo artístico, ha cedido las obras al Instituto de Arte de Chicago, del que es fideicomisario desde 2004.

Interchange (1955) de Willem de Kooning

Pero, ¿quién es Kenneth Griffin?

A sus 47 años, Griffin es el gestor de fondos de inversión mejor pagado de Wall Street. Su fortuna personal asciende a 7.400 millones de dólares.

Además de dedicarse a las finanzas, Griffin tiene intereses en el sector inmobiliario —el pasado septiembre protagonizó la mayor operación inmobiliaria de la ciudad de Nueva York, al hacerse con tres plantas del rascacielos que se eleva en el número 220 de Central Park South—, en el mundo del arte y también desarrolla una importante actividad filantrópica.

Griffin empezó a coleccionar arte hace dos décadas. Antes de adquirir estas dos obras, el inversor ya había protagonizado compras sonadas. En 1999 pagó la cifra récord de 60 millones de dólares por Cortina, jarro y fruta de Paul Cézanne. En 2006 adquirió False Start de Jasper Johns por 80 millones. El año pasado desembolsó otros 46 millones de dólares por una obra del artista alemán Gerhard Richter.

Su compromiso con el mundo del arte va más allá de su colección privada. El Instituto de Arte de Chicago pudo completar su ampliación gracias a una donación de Griffin de 19 millones de dólares. El año pasado aportó otros 10 millones al Museo de Arte Contemporáneo de Chicago. También el pasado año, en diciembre, donó 40 millones al MoMa de Nueva York, en la que está considerada como la mayor aportación privada de la historia del museo.

Number 17A (1948) de Jackson Pollock

Hace unos meses, Griffin criticó el riesgo que corre el mundo del arte al estar "convirtiéndose en un mercado opaco dominado por especuladores y eso impide entender el valor futuro de la obras".

La crítica vino a raíz de que el multimillonario chino Liu Yiqian adquiriera una pintura de Amadeo Modigliani por 170,4 millones de dólares.

Algunos se preguntan ahora si, con las cifras desorbitadas que ha pagado por sus dos últimas compras, Griffin no se habrá convertido en el perfecto ejemplo de aquello que critica. Un especulador más.

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar