PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Este youtuber podría pasar 7 años y medio en la cárcel por jugar a Pokémon Go

H

 

Todo empezó cazando pokémons en una iglesia ortodoxa de Rusia

alba losada

14 Marzo 2017 18:26

Pokémon Go nos ha traído accidentes de tráfico, avalanchas humanas y algunas peleas. Pero lo que no había hecho hasta ahora es desencadenar el arresto de un hombre por cazar pokémons en una iglesia.

Se trata de un atípico caso que protagoniza el youtuber de 22 años, Ruslan Sokolovski, que está siendo procesado en Rusia por compartir con los seguidores de su canal de YouTube su experiencia jugando a la app en la Iglesia de Todos los Santos de Ekaterimburgo, a unos 1.800 kilómetros de Moscú.

Se le acusa bajo la ley que criminaliza la "incitación al odio" en base al género, la raza, la etnia, el idioma, la ascendencia o la convicción religiosa y de ofender los sentimientos religiosos en virtud de otra controvertida ley que provoca que "insultar las convicciones religiosas o los sentimientos de los ciudadanos" sea un delito.

Sus abogados han explicado que en el caso de que le declaren culpable, la suma de ambas acusaciones podrían llevarle a enfrentarse a una pena de hasta siete años y medio de cárcel. Todo ello a pesar de que hay posturas críticas con ambas legislaciones que denuncian que éstas infringen la libertad de expresión y que son incompatibles con la Constitución rusa.

Resultado de imagen de ruslan sokolovsky pokemon go

La grabación que podría significar su condena tuvo lugar el pasado mes de agosto, y a los pocos días tuvo más de un millón de visualizaciones. Dos meses después le metieron en la cárcel hasta mediados de febrero, momento a partir del cual empezó a pasar sus días bajo arresto domiciliario.


La suma de ambas acusaciones podrían llevarle a enfrentarse a una pena de hasta siete años y medio de cárcel en el caso de que le declararan culpable



A pesar de que es consciente de la severa condena que podría sufrir por el "delito" cometido, Sokolovsky aseguró a periodistas que no se disculpará públicamente y que no "se arrepentirá" ante la Iglesia Ortodoxa Rusa. Aunque también es consciente de lo que dicen las leyes de su país, se declaró inocente durante el primer día del juicio de este 13 de marzo alegando que con sus vídeos de youtuber nunca tuvo la intención de ofender a nadie o de incitar al odio.

"Si alguien se siente ofendido por mis vídeos, le ofrezco mis sinceras disculpas... Soy un ateo convencido, pero no tengo nada en contra de las religiones... También soy un libertario, lo que significa que creo que hay igualdad de derechos para todos", dijo a la corte.

Resultado de imagen de ?????? ??????????? ? ??????

Sin embargo, de algún modo sabía que algo así podría ocurrir. Porque su gesto venía seguido de una advertencia previa de la televisión rusa de no cazar pokémons en espacios religiosos y de una creciente influencia de la Iglesia Ortodoxa Rusa durante los 17 años de mandato del presidente Vladimir Putin.

Además de que sus abogados apelaron su caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en Estrasburgo, su historia ha avivado las críticas de Amnistía Internacional, que ha calificado su arresto como un "ataque farsante a la libertad de expresión" debido a la polémica ley que asegura proteger las creencias religiosas a costa de la condena de otros actos.

[Vía RadioFreeEurope RadioLiberty]

share