Actualidad

El documental que desvela la cara más horrible de los megaeventos deportivos

Un año después del Mundial, Brasil es una pesadilla

Brasil 1 - Alemania 7. La seleção dice adiós a su sueño de ser campeona del mundo en su propio país de la peor de las maneras. Una humillación histórica, un desastre. Una vergüenza, dirá la prensa brasileña. No fue, sin embargo, lo peor que el Mundial 2014 le trajo a Brasil.

Economía en caída y polarizada, precios en alza, problemas gravísimos de educación, sanidad y vivienda… son algunas de las consecuencias de Brasil 2014.

Los cineastas Alain Garibi e Iker San Martín se habían propuesto un viaje lúdico al país del fútbol cuando conocieron la designación como sede del campeonato. La experiencia ha acabado con la producción del documental 7 years, 90 minutes, que se encuentra en fase de postproducción y captación de fondos. 

Todo comenzó en la Copa Confederaciones 2013. Garibi y San Martín se encontraron con toda una serie de movilizaciones que atrajeron su interés hacia el aspecto social del evento. Posteriormente se desplazarían de nuevo a Brasil, esta vez para documentar las calles durante el Mundial.

Un Neymar del Black Bloc y el lema "Foda-se a copa" (Que se joda la Copa): dos recuerdos del otro mundial

Para ello grabaron en cuatro ciudades: Río de Janeiro, Sao Paulo, Belo Horizonte y Porto Alegre. De hecho, el documental en cuestión transcurre en los 90 minutos en los que Alemania destrozó a la selección brasileña en semifinales.

Según Iker San Martín, " en términos sociales, el mundial fue un desastre. De entre todo lo malo, llama la atención que además la FIFA facturó unos 4.000 millones de dólares de los cuales no pagó ni uno sólo en concepto de impuestos".

Brasil 2014 costó más de 14 mil millones de dólares al gobierno brasileño y por tanto al contribuyente

San Martín y Garibi no descartan que lo que cuentan los protagonistas de su documental pueda acarrearles algún problema. "Tenemos la conciencia tranquila, son ellos los que están manchados. Tuvimos a gente muy afectada delante de nuestras cámaras. Sus casas fueron derribadas sin tener adónde ir por culpa de la construcción de un parking o de una carretera, madres con sus hijos desaparecidos...".

Evasión de impuestos, especulación inmobiliaria, personas desahuciadas, desapariciones y víctimas mortales son las tramas de lo que debería ser un thriller de ficción y no los ingredientes que han rodeado a lo que la FIFA llama la gran fiesta del deporte más popular del planeta.

Las protestas han alcanzado a casi todos los sectores no privilegiados de la sociedad, desde el precio del transporte público (con la actividad del movimiento Passe Livre), huelgas de empleados de metro y autobús, ocupaciones de terrenos para viviendas populares (el asentamiento Copa do Povo, cerca del flamante Arena Corinthians de Sao Paulo, albergó a más de 4.000 familias desahuciadas) o problemas de escolarización infantil debido al desplazamiento de personas.

Una mayor inversión en educación ha sido una de las reivindicaciones principales del movimiento contra Brasil 2014

Tras meses de digerir la resaca futbolística y de seguir inmersos en problemas que el megaevento no hizo sino agudizar, los brasileños han tenido tiempo de ver cómo el país entra en recesión técnica tras años de crecimiento. Además, el mundial no ha dejado las cifras de negocio que gobernantes brasileños y FIFA prometieron a la ciudadanía.

Todo ello antes, durante y después del mundial de fútbol más caro de la historia. Algunos datos son escalofriantes.

Los cineastas no descartan que lo que cuentan los protagonistas de su documental pueda acarrearles algún problema

Según algunas fuentes, Brasil 2014 costó más de 14 mil millones de dólares al gobierno brasileño y por tanto al contribuyente. Eso fue el doble que Sudáfrica 2010 o el triple que Alemania 2006.  

Sólo en seguridad gastaron casi un millón de dólares en lo que fue uno de los eventos más vigilados de la historia del deporte.

Mientras, en los barrios populares de Río de Janeiro, más de 20.000 familias habían perdido su casa desde la designación como sede; eran sólo parte de las 250.000 familias desalojadas de sus hogares en todo el país.

Para hacerte una idea de los estragos que el mundial hizo, echa un ojo al tráiler de 7years90minutes.

Vídeo

La pesadilla de Brasil 2014 no fue aquella noche en la que Alemania les metió 7 en Belo Horizonte

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar