Actualidad

22.000 personas acaban de aceptar limpiar letrinas a cambio de Wifi, sin saberlo

Aceptar ciertas cláusulas es increíblemente fácil cuando pasas de leerte la letra pequeña de las condiciones

 Getty

¿Serías capaz de limpiar los baños portátiles de los festivales, abrazar a perros y gatos callejeros o desatascar manualmente alcantarillas atascadas por tan solo un poco de Wifi?

Si en tu cabeza ha resonado un rotundo NO después de leer la pregunta, te puedes considerar afortunado. Porque precisamente esas, junto con limpiar chicles y excrementos de parques y pintar caparazones de caracol, han sido las condiciones que han aceptado 22.000 usuarios a cambio de acceso gratuito a Internet.

Este señor no leyó bien la letra pequeña de Purple

Todo ha formado parte de un experimento llevado a cabo por Purple, una empresa británica que se dedica a suministrar wifi a diversas empresas, entre las que se encuentra KFC, Lego, Harrods o Hard Rock Cafe.

Durante dos semanas la empresa añadió una cláusula a los términos y condiciones de servicio. La típica letra pequeña que nadie se lee y que establecía que los clientes se comprometían a 1.000 horas de trabajo comunitario a cambio de wifi gratis. Y, efectivamente, nadie se lo leyó.

En dos semanas, 22.000 personas picaron en el truco de Purple y tan solo una persona supo detectar la cláusula abusiva, que en término de porcentaje supone un 0,000045% del total de usuarios.

Pero que no cunda el pánico, la empresa ha emitido un comunicado en el que aclara que todo era broma y que no pedirá trabajos comunitarios a sus clientes.

Estos dos tampoco...

Simplemente pretendían demostrar lo fácil que es aceptar ciertas condiciones abusivas. "Los usuarios WiFi necesitan leer los términos cuando se registran para acceder a una red. ¿A qué están de acuerdo, cuántos datos están compartiendo y qué licencia están dando a los proveedores? Nuestro experimento demuestra que es demasiado fácil marcar una casilla y consentir en algo injusto”, explicó el CEO de Purple, Gavin Wheeldon.

La difusión del experimento ha coincidido con la modificación de la política de privacidad de la empresa para hacerla más clara, más simple y corta. “Nuestra política de privacidad tiene ahora sólo 260 palabras en vez de 1600, lo que significa que la gente debería estar más abierta a revisar los términos antes de hacer clic en aceptar”, anuncian en el comunicado.

Así, Purple se convierte en el primer proveedor de Wifi compatible con el Reglamento General de Protección de Datos, una nueva legislación europea que entrará en vigor en mayo de 2018 y que obligará a las compañías a simplificar sus términos y condiciones para ser más transparentes.

Una de las principales decisiones de la GDPR es la introducción de un "consentimiento inequívoco" antes de que los datos personales o de comportamiento de los usuarios puedan ser utilizados con fines de marketing. Y evitar así que más y más personas caigan en el peligro de no leer bien "la letra pequeña".

 

Tags:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar