PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Las webs que ponían precio a la amistad

H

 

Las páginas de "alquiler de amigos" te permiten pagar por compañía

Jordi Berrocal

11 Marzo 2014 14:10

Las relaciones interpersonales están cada vez más supeditadas a la tecnología. Es más cool ligar por Tinder que hacerlo en un bar, Lulu permite escoger pareja como quien elige un restaurante para cenar y, en Estados Unidos, los bailes de instituto están desapareciendo porque los adolescentes prefieren quedarse en casa mandándose Snapchats entre ellos. Pero la hiperconectividad digital es una arma de doble filo: podemos tener centenares de amigos en Facebook y estar rematadamente solos cuando llega el viernes por la noche.

Y entonces, en el culmen de la paradoja, la red también nos ofrece una solución para esto.

En los últimos años, los servicios de “alquiler de amigos” se han consolidado en Internet. Se trata de páginas en las que los usuarios pueden pagar para recibir compañía. ¿Necesitas a alguien para ir al cine? ¿Te apetece visitar un museo pero no quieres hacerlo solo? ¿Quieres un compañero de gimnasio? En estas páginas siempre encontrarás a alguien dispuesto a acompañarte... a cambio de un precio.

RentAFriend es la página de alquiler de “amigos” más popular de la red. Ofrece más de 500.000 contactos de alrededor del mundo y sus tarifas van desde los 10 a los 150 euros por hora. Las tarifas dependen del tipo de actividad que se desea realizar (el sexo está excluido) o del tiempo que requieran y siempre deben pagarse por adelantado y en efectivo. Si buscamos amigos en Barcelona, por ejemplo, RentAFriend dispone de más de 60 perfiles para escoger, desde amantes de la naturaleza cuarentones a jóvenes aficionadas al heavy-metal. Para saber más sobre ellos deberíamos registrarnos y pagar una tarifa de unos 18 euros al mes.

Rent a Friend

También existen servicios más específicos. Rent a Local Friend está exclusivamente enfocada a turistas que buscan alquilar a una persona para que les haga de guía turístico de la ciudad que visitan. Lumelle, en cambio, está únicamente pensado para mujeres.

¿Son las páginas para alquilar amigos lo que realmente necesita el mundo?

Si debes asistir a un evento que requiere acompañante y en el último momento tu compañero cancela la cita, un servicio así podría solucionarte un problema. Pero si se trata de llenar vacíos emocionales no tienen demasiado sentido. La amistad es, por definición, recíproca e incondicional. Dos cualidades que chocan frontalmente con la idea de pagar por compañía. Claro que, cuando un hombre acude a una prostituta, tampoco está buscando a la madre de sus hijos.

Y es que, en el fondo. Lo realmente fascinante de la cuestión no es que haya personas dispuestas a comprar una ilusión de amistad. Sino que haya gente que lo explote como una forma de ganar dinero. Quizá la red nos vuelve solitarios y emocionalmente disfuncionales. Pero, al menos, potencia nuestro espíritu emprendedor.

share