Actualidad

No hay vuelta atrás: Reino Unido se divorcia de la UE

Theresa May acaba de invocar el artículo 50 que nos arroja directamente a dos largos años de separación de bienes, tensiones y culpas

 

Después del ultimátum del pasado verano en forma de referéndum, la decisión de separarse ya es una realidad. L a Primera Ministra británica Theresa May firmó hace apenas unas horas los papeles del divorcio.

No hay vuelta atrás: Reino Unido y la Unión Europea rompen para siempre su matrimonio.

Las rencillas internas han acabado por destruir la relación sin esperar siquiera llegar a las bodas de oro. Como esas parejas mayores que llevan aguantándose durante más de 40 años y duermen desde hace tiempo en camas separadas.

Alrededor de la 13:30 de esta tarde, la carta firmada esta noche por May invocando el artículo 50 del Tratado de Lisboa, será entregada al Presidente del Consejo Europeo oficializando el proceso de salida de Reino Unido de la confederación de los 28, de la que formaba parte desde 1973.

La ruptura no será efectiva hasta mediados de 2019 pero todo apunta que el proceso será tenso. Como en todo divorcio, en este caso también habrá un proceso de separación de bienes. Ahora que "lo tuyo es mío y lo mío es tuyo" se ha convertido en una frase llena de hipocresía, cada una de las partes reclama la pasta que cree que le debe corresponder.

De acuerdo a la UE, Reino Unido debe a las arcas cerca de 60 mil millones de euros entre pasivos acumulados, pensiones y compromisos de programas y proyectos a largo plazo. Sin embargo, los partidarios del brexit opinan que en todo caso aquí los únicos que deben dinero son los de la UE que deberían pagarle a Reino Unido 10 mil millones de euros, su parte del fondo del Banco Europeo de Inversiones.

En vilo están también los cerca de 3 millones de europeos residentes en Reino Unido y el millón de británicos que viven en los países de la UE. Los derechos de la personas dependen en gran parte de las negociaciones en las que entrarán cuestiones como la pérdida de empleo, posibles aranceles, visados o derecho a la sanidad.

De acuerdo a la UE, Reino Unido debe a las arcas cerca de 60 mil millones de euros entre pasivos acumulados, pensiones y compromisos de programas y proyectos a largo plazo.

Por el momento, May nada más firmar el inicio de la ruptura ha pedido a los británicos que permanezcan unidos. "Cuando me sienta en la mesa de las negociaciones en los próximos meses, voy a representar a todas las personas de Reino Unido: jóvenes y viejos, ricos y pobres, de la ciudad y de todos los pueblos y aldeas. Y sí, también a los ciudadanos de la UE que han convertido este país en su hogar", declaró la Primera Ministra.

Sin embargo, no todos los británicos están de acuerdo en que su custodia se la deba quedar Londres y no Bruselas. Ayer mismo, el parlamento escocés aprobó pedir la convocatoria de un segundo referéndum de independencia para poder quedarse dentro de la UE.

Porque no a todo el mundo le convence la idea de salir para siempre de la comunidad de países más importante surgida tras el fin de la Segunda Guerra Mundial.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar