Actualidad

El 30% de los hombres violaría si supieran que su acción no iba a tener consecuencias penales

Y un 50% de ellos utilizaría estratagemas como mentir o manipular para consumar la relación sexual, según un nuevo estudio

Un estudio reciente ha desvelado que, pese a que algunos nos quieran hacer ver lo contrario, la cultura de la violación es un mal muy presente en nuestra sociedad. Demasiado.

Según las conclusiones de Massil Benbouriche, doctor en psicología y criminología y principal autor del estudio, un 30% de los hombres cometería una violación si estuviera seguro de que su acción no iba a tener consecuencias penales.

Para llegar a esta conclusión, el investigador juntó a 150 hombres con edades comprendidas entre los 21 y 35 años. Un 40% de ellos eran estudiantes, el 50% trabajaban y el 10% restante se encontraba en paro. Ninguno presentaba problemas mentales ni había agredido sexualmente a mujeres en el pasado. Los hombres fueron repartidos en dos grupos: uno de ellos bebió alcohol hasta alcanzar un 0,08% de alcohol en sangre y el otro grupo se mantuvo sobrio.

A continuación, se planteó la siguiente situación hipotética: 

Marie y Martin vuelven de una noche de borrachera en un bar. Se sientan en el sofá y empiezan a besarse. Cuando Martin toca los pechos de María y comienza a tratar de quitarse la ropa, ella muestra reticencia. Martin insiste y continúa con otro intercambio de besos. Marie establece de modo cada vez más claro que no quiere tener relaciones sexuales con Martin, pero él sigue sus avances.

Justo en ese punto, la grabación se detiene y comienzan las preguntas.

¿Ella está consintiendo?

¿En qué momento debemos considerar que ella expresa por primera vez su negativa a tener relaciones sexuales? 

¿Qué habrían hecho ellos para lograr tener sexo con Marie? ¿Mentiras, animarla a seguir bebiendo, insistir con el contacto físico desoyendo los deseos de ella?

En ese punto, el 50% de los hombres confesaba que habría utilizado cualquiera de esas tres estratagemas para consumar la relación sexual.

Finalmente, tocaba responder una última pregunta. “Si estuvieras absolutamente seguro de que Marie nunca llega a quejarse públicamente, ni a denunciar, y que nunca serías procesado, ¿te planteas la posibilidad de tener relaciones sexuales con Marie aunque estas no sean consentidas?”

Un 30% de los hombres contestaron afirmativamente. Y el porcentaje aumentaba a 60% entre aquellos individuos que habían consumido alcohol .

Lo peor de todo es que esta pregunta ya fue utilizada en la década de los ochenta en un estudio previo sobre la cultura de la violación. Y casi 40 años antes, la cifra era prácticamente la misma. “En ese momento, entre el 29% y el 33% de los encuestados respondió que sí. Es muy problemático que siga ocurriendo eso en el 2016 y nos dice muchas cosas sobre el estado de la sociedad”, explicó el investigador.

“Si estuvieras absolutamente seguro de que Marie nunca llega a quejarse y que nunca serías procesado, ¿te planteas la posibilidad de tener relaciones sexuales con Marie aunque estas no sean consentidas?”

En el estudio también se desmiente una de las excusas preferidas de los violadores: el rol del abuso de alcohol en las agresiones sexuales.

Según Benbouriche, en el 50% de las agresiones sexuales el alcohol está implicado, ya sea por parte de la víctima, del agresor o de los dos. Es por eso por lo que el autor del estudio quería comprobar como influía en la percepción del consentimiento o de la ausencia de este.

Y la respuesta fue negativa. " Contrariamente a la creencia popular, el alcohol no tiene efecto directo sobre la percepción del consentimiento y la violencia. Excepto para las personas que se adhieren a esta cultura de la violación. No en los otros. Para ellos, la mujer tiene una parte de responsabilidad por su violación", explica el investigador.

Las estrategias coercitivas son la manera por la cual las personas pueden tener relaciones sin consentimiento explícito . Aquellos que mostraban rasgos de cultura de violación y que no consumían alcohol hacían promesas, manipulaban, intoxicaban... con el objetivo de consumar la relación. En el caso de que estas personas hayan bebido, serán mucho más propensos a utilizar otras tácticas como la violencia física”.

Por lo tanto, es hora de que se deje de usar el alcohol como excusa o atenuante. Y que empecemos a recordar que el alcohol no provoca las violaciones; son los violadores los que las causan.

Tags: ,

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar