Actualidad

Una mujer violada cada 11 minutos: así es la violencia endémica de Brasil

Una sociedad patriarcal donde el abuso contra la mujer está enraizado en el día a día

Cada 11 minutos, una mujer es violada en Brasil. Un dato estremecedor que, según dicen los expertos, se queda corto. El problema de la violencia contra las mujeres es tan endémico que muchas ni siquiera se atreven a denunciarlo. Por miedo a las represalias. Por miedo a no ser escuchadas por agentes de policía de mentalidad machista. Por miedo a ser estigmatizadas de por vida. A salir a la calle y ser señaladas con un dedo acusatorio por haber sido la víctima.

La reciente violación en grupo de una joven de 16 años, de la que al menos 33 hombres abusaron en las favelas de Río, conmocionó a la sociedad. La conmoción vino a raíz de la brutalidad del caso. Pero, ¿qué hay de los demás casos silenciados, de los que nadie habla?

Cada 11 minutos, una mujer es violada en las calles de Brasil. Un dato estremecedor que, según algunos expertos, se queda corto

Marina fue violada en 2011 cuando tenía 21 años. Todavía no puede superar el trauma y toma 4 medicamentos distintos a diario. Un hombre la abordó en la calle y abusó de ella en su propia casa.

"No tenía el poder de salir de debajo de él. Esa fue la peor sensación. Me sentía como si fuera basura porque siempre he pensado que tendría la fuerza física para defenderme y no lo hice. Le rogué pero lo hizo de todos modos. Luego se levantó sonriendo y me dijo: 'Voy a ser papá'", relató Marina, bajo un nombre falso, al periódico The Independent.

Por suerte, Marina nunca llegó a concebir. Con la ayuda de una amiga denunció a su violador, que jamás llegó a ser detenido. Aún hoy, después de 5 años, se sigue presentando a la puerta de su casa de vez en cuando.

En el caso de la adolescente violada en grupo en las favelas, solo dos hombres han sido detenidos. La policía busca a otros cuatro pero argumenta que las pruebas post agresión se hicieron demasiado tarde. La chica ha tenido que cambiar de domicilio y vivir bajo protección de las fuerzas del orden después de recibir miles de mensajes insultantes e incluso amenazas de muerte.

El investigador que llevaba su caso, Alessandro Thiers, fue reemplazado por una mujer después de demostrarse que incompetencia. "Fue horrible lo que pasó en comisaría. Me preguntó por qué estaba en ese lugar, me culpaba de cosas que no hice, me preguntó si me gustaba tener sexo en grupo...", confesó la joven al medio Buenos Aires Herald.

No tenía el poder de salir de debajo de él. Esa fue la peor sensación. Me sentía como si fuera basura porque siempre he pensado que tendría la fuerza física para defenderme y no lo hice. Le rogué pero lo hizo de todos modos. Luego se levantó sonriendo y me dijo: 'Voy a ser papá'

El prejuicio contra las mujeres está tan arraigado que ni siquiera casos tan dramáticos consiguen romper una cultura de dominación exclusivamente masculina donde a los niños se les enseña a abusar de las niñas y a las niñas se las cría para que sean unas esclavas. La epidemia es en realidad una enfermedad crónica.

Los datos oficiales recogidos por Instituto de Investigación Económica Aplicada ( IPEA) marcan que una mujer violada cada 11 minutos. Pero no llegan a ser precisos. "Si se registrara cada asalto sexual, daría lugar a cifras que muestran que en Brasil tal crimen ocurre cada 60 segundos", declara la fiscal María Gabriela Prado Mansur.

Pero no solo las violaciones afectan a las mujeres. Cada dos horas, una mujer es asesinada en Brasil. Según el Centro Brasileño de Estudios de América Latina, entre 1980 y 2010, más de 92.000 mujeres fueron asesinadas en crímenes relacionados con el género.

Aún así, parece que al menos el panorama legal está mejorando. Dilma Rousseff supervisó, antes de ser destituida, una remodelación del código penal para incluir el feminicidio. Sin embargo, Marisa Chaves de Souza, directora del Movimento de Mulheres, teme que el proceso sea revertido por el nuevo gobierno interino de Michel Temer.

Cada dos horas, una mujer es asesinada en Brasil. Según el Centro Brasileño de Estudios de América Latina, entre 1980 y 2010, más de 92.000 mujeres fueron asesinadas en crímenes relacionados con el género

El gobierno de Temer, formado exclusivamente por hombres, es una muestra más de la sociedad patriarcal de Brasil. La propia esposa de Temer, una joven de 32 años, es un ejemplo de mujer sumisa a la dominación masculina que lleva en su cuello tatuada una frase esclarecedora: " Marcela Temer: hermosa, ama de casa recatada".

Pese a todo, hay esperanzas para el cambio. Las manifestaciones masivas que tuvieron lugar tras la violación en grupo de la adolescente de 16 años muestran al menos que aún hay algo de esperanza. Y las mujeres, están dispuestas a luchar por ella.

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar