PlayGround utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de navegación. Si sigues navegando entendemos que aceptas nuestra política de cookies.

C
left
left

Now

Estos son los vídeos más tristes de YouTube

H

 

Nos asomamos al proyecto PetitTube, la web donde se alojan los vídeos con menos reproducciones de la red

Antonio J. Rodríguez

08 Julio 2014 12:19

Maneras de tener éxito hay pocas; las formas de fracasar, en cambio, son infinitas. Lo decíamos aquí días atrás al hilo de los nuevos nombres que están reinventando el panorama de la comunicación en red, en donde los YouTubers vienen a ocupar el terreno antes reservado a las estrellas del rock, las damas de Instagram sacan de la pista a los medios de comunicación de siempre, y los juegos se convierten en los artículos más leídos incluso en los periódicos más clásicos. Vale que Internet ha abierto un escenario ideal para repensar el negocio de la comunicación, ¿pero qué hay de sus perdedores? Los ideólogos de la web francesa PetitTube se hicieron esta pregunta y así alumbraron su proyecto para dar caza y captura a todos aquellos vídeos de YouTube con cero reproducciones. Cero.

Probar mil y una posturas tratando de tirar la foto perfecta a tu mascota, filmar un acontecimiento que se piensa importante para contribuir a esa idea del periodismo ciudadano, contar un chiste con más o menos gracia con la esperanza de obtener un oficio de eso, niños haciendo cosas… Cada día un montón de gente se esfuerza con el propósito de que su mensaje llegue al mayor público posible, sin resultados. También con ambiciones un poco más leves pero propósitos iguales, cada día un montón de gente filma y publica sus historias personales para compartirlos con los otros, porque eso es lo que se espera de la red social, y luego pasan absolutamente desapercibidos.

Es cierto que PetitTube habla de todo el ruido que invade la red, pero también de todos los mensajes que fueron introducidos en una botella e hicieron aguas. Apuntaban maneras de nuevos memes de Internet (niños, gatos, bromas, caídas, testimonios íntimos…), pero pronto fueron succionados por un tornado de información mucho más rápido y ágil que ellos. Aquí algunos hallazgos.

share