Actualidad

La vida en el pueblo, una putada

La joven fotógrafa Lucía Gómez Meca retrata la fantasmal Villalbilla

La vida en el pueblo es un poco putada, sobre todo si has pasado largas temporadas en grandes ciudades. Lucía Gómez Meca es una chica de ciudad, aunque le ha tocado conocer los entornos rurales. Actualmente tiene 26 años y después de unos años como estudiante de fotografía en Barcelona, se ha mudado a Madrid para trabajar como fotógrafa.

En las redes sociales, Lucía se muestra interesada por las tendencias, y su actitud es desenfadada. Por eso, cuando entras a su web personal quizá podrías esperar fotos de moda, o de espacios urbanos mega cool, o incluso retratos de chicas tatuadas… sin embargo su imaginario es totalmente distinto a lo esperado. Lo que encontramos en su obra es un relato de la decadencia, con bares de viejos, escenarios lúgubres y selfies desenfocadas, que convierten a Lucía en una especie de fantasma enigmático y cotidiano.

Por eso nos gusta su obra, porque hay fuerza, hay crítica, y también hay ironía. Una de sus últimas series se titula “Villalbilla, una putada”. Se trata de una selección de paisajes decadentes que nos muestran el pueblo en el que pasó su adolescencia. Un sitio que primero detestó y que luego aprendió a mirar con otros ojos.

Villalbilla, otra cara más de la España profunda.

Villalbilla, un Ghost World hecho realidad:

¿Te ha gustado este contenido?...

Hoy en PlayGround Vídeo:

Ver todos los vídeos

Hoy en PlayGround Video



 

cerrar
cerrar